Anuncios
U.S. markets close in 6 hours 29 minutes
  • S&P 500

    5,306.95
    +3.68 (+0.07%)
     
  • Dow Jones

    39,975.56
    -28.03 (-0.07%)
     
  • Nasdaq

    16,719.27
    +33.30 (+0.20%)
     
  • Russell 2000

    2,095.72
    -0.53 (-0.03%)
     
  • Petróleo

    79.47
    -0.59 (-0.74%)
     
  • Oro

    2,423.50
    +6.10 (+0.25%)
     
  • Plata

    31.83
    +0.58 (+1.84%)
     
  • dólar/euro

    1.0866
    -0.0006 (-0.05%)
     
  • Bono a 10 años

    4.4450
    +0.0250 (+0.57%)
     
  • dólar/libra

    1.2699
    -0.0007 (-0.05%)
     
  • yen/dólar

    156.1000
    +0.4810 (+0.31%)
     
  • Bitcoin USD

    67,010.15
    +224.48 (+0.34%)
     
  • CMC Crypto 200

    1,366.95
    +12.54 (+0.93%)
     
  • FTSE 100

    8,426.79
    +6.53 (+0.08%)
     
  • Nikkei 225

    39,069.68
    +282.30 (+0.73%)
     

Los tipos, las proyecciones y la inquietud por la estabilidad: un "lío" por resolver para la Fed

La fachada del edificio de la Reserva Federal de Estados Unidos en Washington

Por Howard Schneider

WASHINGTON, 21 mar (Reuters) - La Reserva Federal de EEUU inicia el martes una reunión de dos días, en la que algunos de los principales analistas del banco central afirman que podría pausar nuevas subidas de tipos, dados los recientes problemas en en el sector bancario, o incluso retrasar la publicación de nuevas proyecciones económicas, ante las turbias perspectivas actuales.

O no.

La reunión de la Fed concluye el miércoles con la publicación a las 14.00 h EDT (1800 GMT) de un nuevo comunicado sobre política monetaria y con una rueda de prensa a las 14.30 h del presidente de la Fed, Jerome Powell. Si todo va según lo previsto, se publicarán nuevas proyecciones para la economía y la senda de los tipos de interés.

PUBLICIDAD

Sin embargo, como en cualquier otro momento desde el inicio de la pandemia de COVID-19 en marzo de 2020, las dimensiones completas de la reunión parecen dudosas, ya que los responsables tratarán de equilibrar la necesidad de mantener la presión sobre la economía para reducir la inflación con tocar la tecla correcta de cautela sobre la estabilidad financiera y evitar cualquier paso en falso que pueda hacer pensar a los inversores que las cosas están peor —o mejor— de lo que están.

"Todo esto es un poco confuso", dijo Krishna Guha, vicepresidente de ISI Evercore y antiguo miembro de la Reserva Federal de Nueva York, en vísperas de una reunión del Comité Federal de Mercado Abierto (FOMC, por sus siglas en inglés) que ha pasado de una subida segura de los tipos de interés hace dos semanas a un marasmo especulativo.

Tras las estrepitosas quiebras de bancos estadounidenses a partir del 10 de marzo y el rescate de emergencia del banco europeo Credit Suisse durante el fin de semana, los mercados parecían más tranquilos el lunes, y había cierta sensación de que las medidas adoptadas por la Reserva Federal y otros bancos centrales mantendrían estable el sistema financiero y no permitirían que degenerara en una serie de quiebras.

Los inversores en valores vinculados al tipo de interés objetivo de la Fed siguen otorgando una probabilidad de aproximadamente el 70% a que los dirigentes monetarios aprueben una subida de tipos de un cuarto de punto, lo que situaría el tipo de interés objetivo de la Reserva Federal en una horquilla de entre el 4,75% y el 5%. El rendimiento de la nota del Tesoro a 2 años —especialmente sensible a las expectativas de la Fed— subió de forma constante durante la sesión, sumando aproximadamente un cuarto de punto desde el mínimo de la noche y acercándose al 4%.

No obstante, para un valor estrechamente vinculado a las expectativas sobre la política monetaria de la Reserva Federal, sigue siendo una caída espectacular desde el 9 de marzo, cuando el bono a 2 años superó el 5% y los mercados estaban digiriendo un mensaje de línea dura de Powell en el sentido de que el tipo de interés oficial tendría que subir más y tal vez más rápido de lo previsto.

COMPLICADO

La quiebra de Silicon Valley Bank el 10 de marzo ha alterado las perspectivas y, aunque la situación se ha calmado, la sensación de inestabilidad se ha filtrado profundamente en el debate sobre qué hará la Reserva Federal. El banco central tiene por delante una decisión repentinamente delicada sobre la manera de mantener la presión sobre la economía para frenar la inflación sin empujar a un grupo de bancos medianos al punto de ruptura.

Los analistas que tratan de descifrar lo que podría significar la reciente tensión bancaria afirman que una próxima contracción del crédito podría equivaler a una subida adicional del tipo de interés de la Reserva Federal de un cuarto de punto, o incluso de 1,5 puntos porcentuales, lo que provocaría una recesión y dejaría obsoletas nuevas subidas de tipos.

"¿Podrían? ¿Lo harán? ¿Deberían?", se preguntaba el economista jefe de EY-Parthenon, Gregory Daco, en un artículo. "Sí, la Fed podría seguir endureciendo la política monetaria... Sí, la Fed probablemente subirá el tipo de los fondos federales en 25 puntos básicos... No, la Fed no debería... El enfoque óptimo sería hacer una pausa" y hacer balance para determinar si la tensión bancaria causará o no un problema.

La economista jefe de KPMG, Diane Swonk, fue más allá al afirmar que la Fed no solo debería retrasar cualquier nueva subida de tipos, sino también retener las proyecciones económicas previstas para la conclusión de la reunión de esta semana porque "crearían más caos que claridad".

"Proporcionar orientación sobre cómo los miembros individuales de la dirección del sistema de la Reserva Federal ven ahora las subidas de tipos y la economía parece contraproducente", escribió Swonk, dada la posibilidad de que cualquier proyección —ya sea para continuar con los tipos más altos para luchar contra la inflación o una trayectoria pesimista en deferencia a la estabilidad financiera— podría ser malinterpretada.

Sin embargo, su recomendación —y no fue la única en sugerir que la Reserva Federal podría retrasar su resumen trimestral de Proyecciones Económicas— también aludió a los riesgos que entraña que un banco central haga algo inesperado.

Desde que la Fed comenzó a publicar sus estimaciones trimestrales en 2012, la única vez que no lo hizo fue en marzo de 2020, cuando el inicio de la pandemia de coronavirus puso a la economía al borde del colapso, una comparación que la Fed no querría que la gente hiciera con el estado actual de las cosas.

Los analistas de Bank of America dijeron que pensaban que la Fed procedería con una subida de un cuarto de punto, pero que daría forma al mensaje de su comunicado y de la rueda de prensa de Powell para tener en cuenta las dos últimas semanas.

"Es probable que la aparición de estrés financiero indique al comité que la política monetaria está más cerca de ser 'suficientemente restrictiva' de lo que algunos podrían haber pensado anteriormente", escribieron economistas de BOA. "Como mínimo, el estrés en los mercados financieros sugiere que la Fed debería proceder con cautela".

(Reporte de Howard Schneider; editado en español por Flora Gómez)