Anuncios
U.S. markets closed
  • F S&P 500

    5,115.00
    +8.50 (+0.17%)
     
  • F Dow Jones

    38,728.00
    +2.00 (+0.01%)
     
  • F Nasdaq

    17,694.00
    +87.25 (+0.50%)
     
  • E-mini Russell 2000 Index Futur

    2,016.20
    +1.30 (+0.06%)
     
  • Petróleo

    83.44
    +0.08 (+0.10%)
     
  • Oro

    2,336.60
    -5.50 (-0.23%)
     
  • Plata

    27.31
    -0.05 (-0.19%)
     
  • dólar/euro

    1.0705
    +0.0001 (+0.01%)
     
  • Bono a 10 años

    4.5980
    -0.0250 (-0.54%)
     
  • Volatilidad

    15.69
    -1.25 (-7.38%)
     
  • dólar/libra

    1.2452
    -0.0001 (-0.00%)
     
  • yen/dólar

    154.7930
    +0.0050 (+0.00%)
     
  • Bitcoin USD

    66,618.40
    -219.56 (-0.33%)
     
  • CMC Crypto 200

    1,429.29
    +14.53 (+1.03%)
     
  • FTSE 100

    8,044.81
    +20.94 (+0.26%)
     
  • Nikkei 225

    37,552.16
    0.00 (0.00%)
     

El material 'milagroso' que le permitió ahorrar más de $ 1 millón

Gabinetes para almacenamiento plano en un anexo de almacenamiento de una biblioteca, donde el uso de la madera en masa ahorró más de un millón de dólares en comparación con el plan original de acero y hormigón, en la Universidad de Arkansas en Fayetteville, Arkansas, el 13 de diciembre de 2023. (Trent Bozeman/The New York Times)
Gabinetes para almacenamiento plano en un anexo de almacenamiento de una biblioteca, donde el uso de la madera en masa ahorró más de un millón de dólares en comparación con el plan original de acero y hormigón, en la Universidad de Arkansas en Fayetteville, Arkansas, el 13 de diciembre de 2023. (Trent Bozeman/The New York Times)

La madera en masa, o ‘mass timber’, un producto de madera fabricado que ofrece beneficios de durabilidad y sustentabilidad, se ha vuelto cada vez más prominente en las universidades de todo el país, donde se le ha incluido no solo como un concepto en el plan de estudios sino también como material en los edificios de los campus.

Los expertos afirman que las universidades están ayudando a darle exposición a la madera en masa —capas de madera unidas con pegamento o clavos— mostrando su potencial como una alternativa al acero y al hormigón con bajas emisiones en carbono.

“Nuestros clientes de las universidades realmente han entendido los imperativos del cambio climático”, afirmó Ellen Belknap, presidenta de SMRT Architects and Engineers en Portland, Maine. “Me encanta que las universidades estén mostrando el camino”.

PUBLICIDAD

Sin embargo, hay obstáculos considerables que impiden el uso masivo de la madera en masa: los proveedores se limitan principalmente a Canadá y la región del noroeste del Pacífico, y los costos iniciales son más altos que los del acero y el hormigón. A pesar de estos desafíos, los desarrolladores están descubriendo que el uso de la madera en masa en la construcción está en aumento, lo que les ayuda a recuperar los costos iniciales más rápido.

“El edificio se construye un poco como aquel juguete de construcción, Erector Set”, afirmó Sandra Lupien, directora de MassTimber@MSU, un programa educativo y de extensión de la Universidad Estatal de Míchigan.

Los paneles contralaminados, usados desde hace mucho tiempo en Europa, son tan fuertes que funcionan para paredes, techos y pisos. Además, tienen una serie de beneficios adicionales: capturan carbono, manteniéndolo fuera de la atmósfera; son más sustentables que otros materiales de construcción, como el acero y el hormigón; y se usan expuestos, lo que añade atractivo estético.

Adohi Hall, una residencia en la Universidad de Arkansas construida con madera en masa, en Fayetteville, Arkansas, el 13 de diciembre de 2023. (Trent Bozeman/The New York Times)
Adohi Hall, una residencia en la Universidad de Arkansas construida con madera en masa, en Fayetteville, Arkansas, el 13 de diciembre de 2023. (Trent Bozeman/The New York Times)

La construcción con madera en masa ha aumentado en Estados Unidos en los últimos años, y las universidades han sido una fuerza impulsora. La mayor parte de la actividad se encuentra en estados densamente boscosos, como Arkansas, Idaho, Maine, Míchigan, Oregón y Carolina del Sur, donde el uso masivo del material podría ayudar a expandir o revitalizar la industria forestal.

La Universidad de Arkansas es una de las que está a la vanguardia. “Casi somos un lugar de peregrinaje para muchas personas”, afirmó Peter B. MacKeith, decano de la Facultad de Arquitectura y Diseño Fay Jones de esa universidad, quien contó que había ayudado a convencer a los líderes del campus sobre los beneficios de la madera en masa. El campus de Fayetteville tiene en la actualidad dos edificios que exhiben el material y un tercero en construcción.

Se ahorró más de un millón

Al decidir usar madera en masa en un edificio anexo de almacenamiento de la biblioteca, completado en 2018, la universidad se ahorró más de un millón de dólares en comparación con el plan original de acero y hormigón, afirmó MacKeith. “En ese momento es que la gente comienza a pensar: ‘Bueno, quizás deberíamos al menos considerar esto como un método alternativo de construcción’”.

Adohi Hall, una residencia universitaria de más de 18.500 metros cuadrados construida con madera en masa, abrió sus puertas en 2019. Consiste en dos edificios de cinco pisos conectados por un área común.

“Es este conjunto de espacios bastante prémium el que los estudiantes aprecian mucho: tiene cierta calidez, visual y atmosférica”, afirmó MacKeith. “Los constructores comerciales vienen a verlo. Es similar a las viviendas multifamiliares”.

Pronto, la universidad comenzará la construcción del Centro Anthony Timberlands para la Innovación en Diseño y Materiales, el cual costará 33,5 millones de dólares y fue diseñado por Grafton Architects. Albergará el programa de posgrado de la facultad en diseño de madera (entre otros programas), y permitirá a los estudiantes construir prototipos de madera en masa a gran escala, con un enfoque en viviendas asequibles y nuevas tecnologías de construcción.

“Estos edificios son una prueba de concepto en términos de eficiencia de tiempo, ahorro de costos y un sitio de construcción más seguro”, afirmó MacKeith.

Un imán para los profesionales de la industria

La Universidad Estatal de Míchigan construyó el primer edificio de madera en masa de ese estado: el Centro de enseñanza y aprendizaje STEM, el cual fue una adaptación de una antigua planta de energía e incorpora paneles contralaminados en la estructura, los pisos y los techos. El edificio se ha convertido en un imán de profesionales de la industria, de los cuales cerca de 1000 lo han visitado desde su inauguración el año pasado, afirmó George H. Berghorn, profesor asistente de administración de la construcción en la Escuela de Planificación, Diseño y Construcción de la universidad.

“Es que es un edificio hermoso”, afirmó. “Muchos estudiantes van allí a estudiar, aunque no tengan clases allí”.

Sin embargo, la falta de conocimiento sigue siendo un obstáculo para el uso masivo de la madera en masa, aseguró Berghorn. Con ese fin, la universidad recibió recientemente una subvención de 650.000 dólares de la Fundación Nacional de Ciencias, una agencia federal independiente que financia la investigación científica, a fin de desarrollar un modelo nacional para un plan de estudios de construcción y diseño con madera en masa para programas de arquitectura, ingeniería y construcción.

Varias universidades están investigando la viabilidad de la fabricación local. La Universidad Estatal de Míchigan está monitoreando la demanda de la madera en masa y analizando cómo podría lucir una cadena de suministro completa, con el fin de proporcionar esa información a posibles fabricantes, afirmó Lupien.

En la Universidad de Maine, propietarios de terrenos, arquitectos, fabricantes de madera y empresas de construcción comparten información a través del Centro de Comercialización de Madera en Masa de Maine, con la esperanza de que, al final, se logre argumentar por la viabilidad comercial de la fabricación de madera contralaminada.

“Lo que estamos tratando de hacer es reducir cualquier duda o barrera técnica que pueda tener una empresa antes de establecer una operación de fabricación aquí”, afirmó Stephen Shaler, profesor de materiales y tecnología sustentable en la Facultad de Recursos Forestales de la universidad. Gracias al trabajo realizado junto a un socio de la industria, la universidad ha logrado que la madera contralaminada hecha con madera de Maine sea apta para la construcción.

Pero Belknap, la arquitecta, cree que la demanda tendrá que aumentar sustancialmente antes de que tenga sentido comercial abrir una planta de producción local.

“Cuando Boston, Nueva York, Filadelfia y Washington D. C. construyan con madera alta”, afirmó, “entonces tendrá sentido desde el punto de vista económico crear una planta de fabricación”.

c.2023 The New York Times Company

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR | EN VIDEO

Vivir en contenedores, una solución ecológica a los altos precios de las casas