Anuncios
U.S. markets closed
  • S&P 500

    4,967.23
    -43.89 (-0.88%)
     
  • Dow Jones

    37,986.40
    +211.02 (+0.56%)
     
  • Nasdaq

    15,282.01
    -319.49 (-2.05%)
     
  • Russell 2000

    1,947.66
    +4.70 (+0.24%)
     
  • Petróleo

    83.24
    +0.51 (+0.62%)
     
  • Oro

    2,406.70
    +8.70 (+0.36%)
     
  • Plata

    28.75
    +0.37 (+1.29%)
     
  • dólar/euro

    1.0661
    +0.0015 (+0.14%)
     
  • Bono a 10 años

    4.6150
    -0.0320 (-0.69%)
     
  • dólar/libra

    1.2370
    -0.0068 (-0.55%)
     
  • yen/dólar

    154.5620
    -0.0380 (-0.02%)
     
  • Bitcoin USD

    63,966.64
    +2,136.56 (+3.46%)
     
  • CMC Crypto 200

    1,371.97
    +59.34 (+4.52%)
     
  • FTSE 100

    7,895.85
    +18.80 (+0.24%)
     
  • Nikkei 225

    37,068.35
    -1,011.35 (-2.66%)
     

¿Qué está pasando en China? Gobierno toma medidas extraordinarias para frenar una caída que no encuentra un final

¿Qué está pasando en China? Gobierno toma medidas extraordinarias para frenar una caída. Foto: Getty Images
¿Qué está pasando en China? Gobierno toma medidas extraordinarias para frenar una caída. Foto: Getty Images (CreativaImages via Getty Images)

El mercado de valores de China nunca ha estado tan por detrás del de Estados Unidos. En un esfuerzo por rescatar la economía, las autoridades del gigante asiático planean un fondo de estabilización de alrededor de 2 billones de yuanes (US$ 278.000 millones) para la compra de acciones del continente a través de vínculos comerciales extraterritoriales. Pero los inversores no están muy convencidos.

Y este miércoles, el gobierno decidió un profundo recorte a las reservas nacionales de los bancos para inyectar alrededor de US$ 140.000 millones en efectivo al sistema bancario. Sucede cuando la segunda economía más grande del mundo todavía lucha por recuperarse de la pandemia y al mismo tiempo sortear una “tormenta perfecta” creada por la crisis inmobiliaria, altos niveles de deuda de los gobiernos locales, una población en retroceso y fuerza laboral cada vez menor, y el debilitamiento de la demanda global.

El gobierno chino siente la presión del mercado

En los últimos tres años, alrededor de US$ 6 billones se esfumaron del valor de las acciones chinas y de Hong Kong, lo que ha provocado mucho miedo en los inversores de todo el mundo. Lo peor es que las caídas no se detienen y, por lo tanto, la desconfianza tampoco: el índice Hang Seng se desplomaba un 10% en lo que va de 2024 antes de las subidas de este miércoles, mientras que los índices Shanghai Composite y Shenzhen Component cayeron un 7% y un 10%, respectivamente.

En una reunión el lunes, el primer ministro de China, Li Qiang, ordenó al Consejo de Estado encontrar formas de atraer más inversores a largo plazo a los mercados de capitales del país. Según la agencia Xinhua, Li destacó la necesidad de “mejorar el sistema básico de los mercados de capitales, prestar más atención al equilibrio dinámico de la inversión y la financiación, y mejorar vigorosamente la calidad y el valor de las inversiones de las empresas que cotizan en bolsa”.

PUBLICIDAD

Li había intentado calmar a los titanes del mundo empresarial reunidos en Davos la semana pasada. “Elegir el mercado chino no es un riesgo, sino una oportunidad”, aseguró. “Abrimos nuestros brazos y damos la más sincera bienvenida a empresas de todo el mundo para que sigan invirtiendo en China, y seguiremos trabajando arduamente para crear un entorno empresarial de primera clase internacional, legal y orientado al mercado”.

Los inversores prefieren abandonar el barco

Pero con una racha récord de pérdidas colosales que recuerdan la última caída del mercado bursátil chino de 2015-2016, los inversores no pueden hacer otra cosa que mostrarse escépticos.

“Los inversores están abandonando las acciones chinas porque toda la política económica y el entorno político se han atrofiado. Recuperar la confianza probablemente requiera cambios importantes en ambos aspectos”, dijo a Bloomberg el investigador George Magnus, del Centro de China de la Universidad de Oxford.

Primer Ministro de China, Li Qiang, se dirige a los asistentes a la Reunión Anual del Foro Económico Mundial en Davos, Suiza, el martes 16 de enero de 2024. Foto: AP/Markus Schreiber
Primer Ministro de China, Li Qiang, se dirige a los asistentes a la Reunión Anual del Foro Económico Mundial en Davos, Suiza, el martes 16 de enero de 2024. Foto: AP/Markus Schreiber (ASSOCIATED PRESS)

“Teniendo en cuenta lo baratas que se han vuelto las acciones chinas, no nos sorprendería un impulso a corto plazo en el sentimiento y los precios”, señaló Aninda Mitra, jefe de estrategia macroeconómica para Asia en la gestora de inversiones BNY Mellon. “Pero dudamos de su sostenibilidad, a menos que se complementen con un paquete más amplio de reformas de gran alcance”.

Es difícil rebatir el sentimiento de desconfianza cuando los últimos tres años “fueron sin duda un periodo frustrante para los inversores y participantes del mercado de acciones chinas”, escribieron el martes desde Goldman Sachs en una nota citada por CNN. “China [está] cotizando actualmente con valoraciones reprimidas y asignaciones mínimas de una década en los mandatos de fondos de inversión”.

Goldman Sachs dice que Beijing solo implementó políticas fragmentadas el año pasado y eso no es suficiente. “La flexibilización de la política macroeconómica convencional hasta ahora no ha estado a la altura de las expectativas”, dijeron. “Puede ser necesario un cambio en el libro de estrategias de flexibilización gradual hacia un enfoque más agresivo y de gran impacto para revertir la narrativa negativa en el mercado”.

En particular, los analistas de Goldman Sachs creen que se necesita un “respaldo gubernamental eficaz” para apuntalar a los promotores inmobiliarios en quiebra y estimular la demanda de vivienda para resolver la actual crisis inmobiliaria, eje de muchos de los problemas económicos de China.

“El repunte no es necesariamente sostenible”

Aunque China dijo que su economía creció un 5,2% en 2023, lo cual es alto según la mayoría de los estándares, no se ha producido el esperado auge del consumo después de revertir su política de “Covid cero” a finales de 2022. Una población cada vez menor (se redujo en dos millones) y una fuerza laboral que envejece se suman a los vientos en contra.

“La experiencia de 2015 muestra que, incluso cuando el gobierno intensifica las compras, el repunte no es necesariamente sostenible a menos que tengamos un paquete de estímulo mayor para abordar los problemas económicos”, dijo a Bloomberg Michelle Lam, economista de China en el grupo de servicios financieros Société Générale.

Con 220 millones, los inversores minoristas representan alrededor del 60% de la facturación del mercado de valores de China. Sin garantías sólidas de una recuperación económica, algunos de los gestores financieros más grandes del mundo ya optaron por salir del mercado porque consideran que los riesgos son demasiado altos, reseñó Bloomberg.

“En última instancia, incluso si el dinero es suficiente para sostener el mercado, no resuelve ningún otro problema que enfrenta China, como las restricciones de Estados Unidos, la debilidad de la economía y el desempleo”, dijo Vey-Sern Ling, director gerente de Union Bancaire Privee.

También te puede interesar | EN VIDEO: Crisis demográfica en China: ¿Por qué no se revierte la baja natalidad?