Anuncios
U.S. markets closed
  • S&P 500

    5,431.60
    -2.14 (-0.04%)
     
  • Dow Jones

    38,589.16
    -57.94 (-0.15%)
     
  • Nasdaq

    17,688.88
    +21.32 (+0.12%)
     
  • Russell 2000

    2,006.16
    -32.75 (-1.61%)
     
  • Petróleo

    78.49
    -0.13 (-0.17%)
     
  • Oro

    2,348.40
    +30.40 (+1.31%)
     
  • Plata

    29.62
    +0.55 (+1.91%)
     
  • dólar/euro

    1.0709
    -0.0033 (-0.31%)
     
  • Bono a 10 años

    4.2130
    -0.0250 (-0.59%)
     
  • dólar/libra

    1.2686
    -0.0074 (-0.58%)
     
  • yen/dólar

    157.3230
    +0.3410 (+0.22%)
     
  • Bitcoin USD

    66,327.05
    +150.02 (+0.23%)
     
  • CMC Crypto 200

    1,374.44
    -43.44 (-3.06%)
     
  • FTSE 100

    8,146.86
    -16.81 (-0.21%)
     
  • Nikkei 225

    38,814.56
    +94.09 (+0.24%)
     

Más de 2.000 personas podrían estar sepultadas tras un corrimiento de tierras en Papúa Nueva Guinea

FOTO DE ARCHIVO. Un lugareño se reúne en medio de los daños tras un deslizamiento de tierra en Maip Mulitaka, provincia de Enga, Papúa Nueva Guinea

Por Renju Jose y Lewis Jackson

SÍDNEY, 27 may (Reuters) - Más de 2.000 personas podrían estar sepultadas vivas tras un enorme corrimiento de tierras ocurrido en Papúa Nueva Guinea la semana pasada, dijo el Gobierno el lunes, que afirmó que el terreno inestable y la dificultad de hacer llegar ayuda al lugar aumentan el riesgo de que se encuentren pocos supervivientes.

El Centro Nacional de Desastres elevó a 2.000 el número de presuntos sepultados en una carta a la ONU publicada el lunes, pero con fecha del domingo. Otra agencia de la ONU cifró el posible número de muertos en más de 670 personas.

La variación refleja la lejanía del lugar y la dificultad de obtener una estimación precisa de la población. El último censo fiable de Papúa Nueva Guinea se realizó en el año 2000 y muchas personas viven en aldeas montañosas aisladas.

PUBLICIDAD

El corrimiento de tierras arrasó la aldea de Yambali, en el norte del país, hacia las 3 de la madrugada del viernes, mientras la mayor parte de la comunidad dormía. Más de 150 casas quedaron sepultadas bajo escombros de casi dos pisos de altura. Los equipos de rescate dijeron a la prensa local que oyeron gritos bajo tierra.

"Tengo a 18 miembros de mi familia enterrados bajo los escombros y la tierra sobre la que estoy y a muchos más familiares en el pueblo que no puedo contar", dijo a Reuters el residente Evit Kambu. "Pero no puedo recuperar los cuerpos, así que estoy aquí de pie sin poder hacer nada".

Más de 72 horas después del corrimiento de tierras, los residentes siguen utilizando palas, palos y sus propias manos para intentar desplazar los escombros y llegar hasta los supervivientes.

Los equipos pesados y la ayuda han tardado en llegar debido a la remota ubicación, mientras que un conflicto local en las cercanías del lugar ha obligado a los trabajadores humanitarios a viajar en convoyes escoltados por soldados y regresar a la capital provincial, a unos 60 kilómetros de distancia, por la noche.

Ocho personas murieron y 30 casas fueron incendiadas el sábado, según un responsable de la agencia de la ONU. Los convoyes de ayuda pasaron el lunes por delante de los restos aún humeantes de las casas.

La primera excavadora no llegó al lugar hasta última hora del domingo, según un responsable de la ONU. Hasta ahora se han recuperado seis cadáveres.

El contacto con otras partes del país es difícil debido a la recepción irregular y a la escasez de electricidad en el lugar.

Muchas personas ni siquiera están seguras de dónde se encontraban sus seres queridos cuando se produjo el corrimiento de tierras, ya que es habitual que los residentes se queden en casa de amigos y familiares, según Matthew Hewitt Tapus, un pastor de Puerto Moresby cuyo pueblo natal está a unos 20 kilómetros de la zona del desastre.

"No todo el mundo está en la misma casa al mismo tiempo, así que hay padres que no saben dónde están sus hijos, madres que no saben dónde están sus maridos, es un caos", dijo a Reuters por teléfono.

La oficina del primer ministro, James Marape, dijo que las autoridades de emergencia de Papúa Nueva Guinea se estaban ocupando de la catástrofe y que Marape se encontraba en la capital, Puerto Moresby, preparándose para el regreso del Parlamento el martes, donde se enfrenta a una moción de censura.

LENTO AVANCE

Pese a que los equipos de rescate pueden llegar al lugar, la lluvia, la inestabilidad del terreno y la corriente de agua hacen que sea extremadamente peligroso para los residentes y los equipos de rescate retirar los escombros, según Serhan Aktoprak, jefe de la misión de la agencia de la ONU para las migraciones en Papúa Nueva Guinea.

Todavía existe el riesgo de que el suelo y los escombros vuelvan a desplazarse y más de 250 casas han sido abandonadas mientras las autoridades animan a la gente a evacuar, dijo. Más de 1.250 personas han sido desplazadas.

Algunos residentes locales tampoco quieren que la maquinaria pesada y las excavadoras entren en el pueblo e interrumpan el luto, dijo.

"En este momento, creo que la gente se está dando cuenta de que las posibilidades son muy escasas de que alguien pueda salir con vida", afirmó.

(Reporte de Renju Jose en SÍdney; edición de Praveen Menon y Michael Perry; editado en español por Benjamín Mejías Valencia)