Anuncios
U.S. markets closed
  • S&P 500

    4,967.23
    -43.89 (-0.88%)
     
  • Dow Jones

    37,986.40
    +211.00 (+0.56%)
     
  • Nasdaq

    15,282.01
    -319.49 (-2.05%)
     
  • Russell 2000

    1,947.66
    +4.70 (+0.24%)
     
  • Petróleo

    83.24
    +0.10 (+0.12%)
     
  • Oro

    2,406.70
    -7.10 (-0.29%)
     
  • Plata

    28.75
    -0.10 (-0.34%)
     
  • dólar/euro

    1.0659
    +0.0012 (+0.12%)
     
  • Bono a 10 años

    4.6150
    -0.0320 (-0.69%)
     
  • dólar/libra

    1.2373
    -0.0065 (-0.52%)
     
  • yen/dólar

    154.5490
    -0.0510 (-0.03%)
     
  • Bitcoin USD

    64,510.94
    -308.27 (-0.48%)
     
  • CMC Crypto 200

    1,337.13
    +24.51 (+1.77%)
     
  • FTSE 100

    7,895.85
    +18.80 (+0.24%)
     
  • Nikkei 225

    37,068.35
    -1,011.35 (-2.66%)
     

China se roba el mercado mundial de automóviles sin que EEUU se entere

China se ha robado el mercado mundial de automóviles sin que EEUU lo notara. Foto: Getty Image.
China se ha robado el mercado mundial de automóviles sin que EEUU lo notara. Foto: Getty Image. (Chesky_W via Getty Images)

Con una potente capacidad de fabricación e innovación tecnológica aclamada por el propio CEO de Tesla, Elon Musk, China gana cada día más terreno en el mercado mundial de los automóviles; un golpe que los gigantes de la industria automotriz en Estados Unidos no vieron venir.

Como bien indica un análisis de Bloomberg publicado el miércoles, a China le queda muy poco para convertirse en el segundo exportador global de vehículos de pasajeros, y superar a rivales históricos como EEUU y Corea del Sur, lo que podría acarrear nuevas tensiones con socios comerciales y competidores.

Las marcas de automóviles hechos en China atraen cada vez más clientes extranjeros y, como muestra, un botón: las exportaciones se han triplicado desde 2020 para llegar a más de 2.5 millones el año pasado, según datos de la Asociación de Automóviles de Pasajeros de China.

The BYD F6DM is introduced at the North American International Auto Show Monday, Jan. 14, 2008 in Detroit. (AP Photo/Paul Sancya)
Un BYD F6DM en el Salón Internacional del Automóvil de Norteamérica. Foto AP/Paul Sancya (ASSOCIATED PRESS)

Conquistó América Latina, pero es solo el comienzo

Detrás de Japón, pero por delante de EEUU y Corea del Sur, los números que maneja China presagian el surgimiento de un rival formidable para las grandes compañías ya establecidas.

PUBLICIDAD

Las marcas chinas ahora son líderes del mercado en el Medio Oriente y América Latina. En Europa, se venden en su mayoría modelos eléctricos de Tesla y antiguas marcas europeas de propiedad china como Volvo y MG, y marcas como Dacia Spring o el BMW iX3, que se produce exclusivamente en China.

Pero es solo el comienzo. Las ventas de marcas eléctricas como BYD y Nio también suben como la espuma. Con el respaldo de Berkshire Hathaway de Warren Buffett, BYD en concreto ya está cautivando a los compradores de vehículos eléctricos en países desarrollados como Australia.

“El objetivo es vender 8 millones de vehículos de pasajeros en el extranjero para 2030, más del doble de los envíos actuales de Japón”, dijo Xu Haidong, ingeniero jefe adjunto de la estatal Asociación de Fabricantes de Automóviles de China.

Al cambiar su enfoque de exportaciones a productos más complejos para mercados competitivos y altamente regulados, el gigante asiático está ascendiendo en la cadena de valor de la fabricación, lo que ha ayudado a su economía a alcanzar los US$ 18 billones.

“Tenemos que tenerlos en el radar, sin descartar a la competencia habitual”, dijo el director ejecutivo de Mercedes-Benz Group AG, Ola Kallenius, durante el Salón del Automóvil de París en octubre. “La intensidad competitiva está aumentando. Es el momento más divertido para trabajar en la industria automotriz desde 1886, pero también es el momento más incierto”.

Pasó “desapercibido” por la pandemia

Según Bloomberg, el aumento de las exportaciones chinas de automóviles logró pasar desapercibido para los EEUU, en gran medida porque ocurrió durante la pandemia y porque los fabricantes de automóviles chinos se centraron principalmente en Europa, Asia y América Latina.

En 2021, General Motors vendió en EEUU alrededor de 40.000 de sus SUV compactos Buick Envision fabricados en China, pero las tensiones políticas de la era Trump y los subsidios destinados a impulsar la producción nacional de vehículos eléctricos disminuyeron el atractivo de ese mercado.

¿Por qué son los mejores?

Una pista: ¡robots! La meticulosa automatización y la estandarización de los fabricantes chinos les ayudó no solo a mejorar la calidad de los autos, sino a superar con éxito las pruebas de seguridad en el mercado de Europa.

Goldman Sachs Group informó que las nuevas plantas automotrices en China tienen los niveles más altos de uso de robots en el mundo, así que preocupaciones como cumplir con los estándares de calidad de otros países ya quedaron atrás.

También te puede interesar:

A blogger live streams on two mobile phones standing by one of the EVE concept cars from Chinese automaker NIO during an event to launch the ES8 electric SUV in Beijing, China, Saturday, Dec. 16, 2017. (AP Photo/Ng Han Guan)
Uno de los autos conceptuales EVE del fabricante de automóviles chino NIO durante un evento para lanzar el SUV eléctrico ES8 en Beijing Foto AP/Ng Han Guan (ASSOCIATED PRESS)

De hecho, las estrictas restricciones de China a la contaminación del aire también han ayudado a que la mayoría de sus automóviles cumplan con los estándares de emisiones europeos.

Las exportaciones del gigante asiático a la Unión Europea aumentaron un 156% en 2021 (435.000 unidades), según Eurostat.

“Para luchar contra los chinos, tendremos que tener estructuras de costos comparables”, dijo en conferencia de prensa el director ejecutivo de Stellantis NV, Carlos Tavares, el 19 de diciembre.

Tavares infirió que Europa debería “cerrar sus fronteras, al menos parcialmente” a los rivales chinos. “Si Europa no quiere ponerse en esta posición, tenemos que trabajar más en la competitividad de lo que hacemos”, agregó.

“Los europeos se están acostumbrando lentamente al hecho de que los productos de China son de alta calidad”, dice Alan Visser, director global de Lynk & Co., una marca de vehículos eléctricos propiedad de Geely que dice tener más de 180.000 usuarios registrados en Europa para sus servicios de alquiler.

Geely registró exportaciones totales de 190.000 vehículos en 2022 y tiene el objetivo de 600.000 al año para 2025.

Son más baratos

China tiende a exportar autos relativamente baratos: el precio promedio de un vehículo de pasajeros exportado gira en torno a los US$ 13.700, un tercio del de un automóvil alemán en 2021, y aproximadamente un 30% menos costoso que uno japonés.

Eso significa que es más probable que los automóviles chinos representen una amenaza para los modelos japoneses y surcoreanos más baratos que para las marcas alemanas.

Un impulso global para reducir las emisiones de carbono y salvar el planeta ha llevado a Beijing a alentar a los fabricantes y compradores de vehículos eléctricos con subsidios, mientras que una sólida cadena de suministro local ha hecho que sea más barato fabricar un vehículo eléctrico en China que en cualquier otro lugar.

La fábrica de Tesla en Shanghái produjo casi 711.000 autos el año pasado y representó el 52% de la producción mundial de la compañía. Las medidas también han generado docenas de fabricantes nacionales como Aiways.

Li Shufu, Chairman of Zhejiang Geely Holdings, left, shakes hands with Hakan Samuelsson, CEO of Volvo Cars, right, in front of a new S90 Volvo car in Shanghai, China, Wednesday, Nov. 2, 2016. Volvo Cars and its Chinese owner are revving up their profile as they focus on selling premium cars in world markets. The companies announced a strategy Wednesday that includes a new factory to make vehicles based on a new shared platform, including vehicles for Geely's new
Li Shufu, presidente de Zhejiang Geely Holdings, a la izquierda, le da la mano a Hakan Samuelsson, director ejecutivo de Volvo Cars, a la derecha, frente a un nuevo automóvil Volvo S90 en Shanghái, China. Foto: AP (ASSOCIATED PRESS)

Muchos apenas han hecho mella, pero BYD, Nio y XPeng se encuentran entre los destacados con potencial para brillar en el escenario mundial.

BYD, el mayor productor de autos eléctricos en el país, también fabrica sus propias baterías y chips, y tiene la ambición de convertirse en el Toyota de los vehículos eléctricos para el comprador económico del mundo.

Elon Musk se quita el sombrero

El propio Musk reconoció que muy probable que el mayor competidor de Tesla sea una empresa china. En una llamada con analistas luego de las ganancias trimestrales de Tesla, el CEO aseguró que los fabricantes chinos “trabajan más duro y más inteligentemente”.

Hasta 2018, cuando a Tesla se le permitió ser propietaria de su planta en China, los fabricantes de automóviles extranjeros tenían que asociarse con empresas locales para fabricar en ese país.

La industria local y su élite aprendieron a ser más competitivos gracias a sus nuevos socios extranjeros y mediante adquisiciones de marcas como Volvo y Lotus. El rápido ritmo de crecimiento de la demanda interna convirtió a China en el mercado automotriz más grande del mundo en 2009.

El crecimiento de la cadena de suministro en China también ha seguido el ritmo de la fabricación de automóviles. Las empresas nacionales ahora fabrican casi todas las piezas, incluidas las que solían importar hasta hace una década, como el acero de alta resistencia y la fibra de vidrio reforzada.

Como resultado, China registró un superávit comercial en vehículos y repuestos de vehículos por primera vez en 2021. “Parece haber un cambio radical”, dice Stephen Dyer, director gerente de la consultora AlixPartners en Shanghái y exejecutivo de Ford Motor.

“La tendencia a largo plazo es aumentar las ventas de marcas chinas en todo el mundo”, sentenció.

También te puede interesar | EN VIDEO: Al volante de la conducción autónoma de Mercedes