Anuncios
U.S. markets closed
  • S&P 500

    5,088.80
    +1.77 (+0.03%)
     
  • Dow Jones

    39,131.53
    +62.42 (+0.16%)
     
  • Nasdaq

    15,996.82
    -44.80 (-0.28%)
     
  • Russell 2000

    2,016.69
    +2.85 (+0.14%)
     
  • Petróleo

    76.57
    -2.04 (-2.60%)
     
  • Oro

    2,045.80
    +15.10 (+0.74%)
     
  • Plata

    22.98
    +0.19 (+0.84%)
     
  • dólar/euro

    1.0823
    -0.0005 (-0.04%)
     
  • Bono a 10 años

    4.2600
    -0.0670 (-1.55%)
     
  • dólar/libra

    1.2673
    +0.0015 (+0.12%)
     
  • yen/dólar

    150.4400
    -0.0600 (-0.04%)
     
  • Bitcoin USD

    50,718.62
    -576.76 (-1.12%)
     
  • CMC Crypto 200

    885.54
    0.00 (0.00%)
     
  • FTSE 100

    7,706.28
    +21.79 (+0.28%)
     
  • Nikkei 225

    39,098.68
    +836.48 (+2.19%)
     

Cómo influye un año electoral en Estados Unidos en la bolsa

Trump intenta apuntarse el tanto de la subida de un mercado pendiente de la marcha de la economía y de la AI

Esta combinación de imágenes muestra al expresidente estadounidense Donald Trump (izq.) y al actual presidente Joe Biden durante el debate presidencial en la Universidad Belmont en Nashville, Tennessee, el 22 de octubre de 2020. (Foto de BRENDAN SMIALOWSKI,JIM WATSON/AFP vía Getty Images)
Esta combinación de imágenes muestra al expresidente estadounidense Donald Trump (izq.) y al actual presidente Joe Biden durante el debate presidencial en la Universidad Belmont en Nashville, Tennessee, el 22 de octubre de 2020. (Foto de BRENDAN SMIALOWSKI,JIM WATSON/AFP vía Getty Images) (BRENDAN SMIALOWSKI via Getty Images)

La Bolsa ha estrenado 2024 con fuerza y encadenando récords en algunos de sus índices, sobre todo el S&P 500. Es algo que para el candidato en primarias republicanas a la presidencia del país, Donald Trump, significa que los inversores están anticipando su victoria en noviembre lo que elevará aún más estos índices.

Así lo manifestó el lunes en Truth Social con un mensaje (en mayúsculas) en el que explicaba que este es “el mercado de Trump”, pese a que aún quede un año de la primera legislatura de Joe Biden.

“Porque la intención de voto contra Biden es tan buena, los inversores proyectan que ganaré y eso llevará al alza a los mercados”, trató de explicar el expresidente antes de arremeter contra el presidente por el efecto de la inflación, entre otros problemas. Días antes había anticipado que el mercado sufriría un crash si él no era el elegido en una entrevista en Fox News.

Es una interpretación nueva a la hora de explicar el momento efervescente de los índices que no encuentra eco más allá de la campaña electoral.

Los analistas hacen muy pocas alusiones a la política. En sus informes se refieren a la fortaleza de las empresas de tecnología —los llamados siete magníficos—, por la promesa de la Inteligencia Artificial y su peso en un índice descompensado. Aluden también al cambio que previsiblemente llegue pronto en la política monetaria con rebajas de tasas de interés y al hecho de que la economía se ha mantenido muy lejos de la recesión pese a la inflación y el encarecimiento del crédito.

Aunque en los mercados se es muy consciente de que este es un año de elecciones también se tiene en cuenta una historia que apunta a dos conclusiones.

La primera es que no es extraño que la Bolsa tenga un comportamiento positivo en un año electoral sean quienes sean los candidatos. Es más, lo contrario es lo que se sale de la norma.

Wall Street sube cuando hay elecciones presidenciales

Desde 1928 el S&P 500 (que entonces y hasta 1957 solo incluía a 233 empresas) siempre ha estado al alza cuando ha habido elecciones presidenciales. Hay cuatro excepciones en ese periodo que llegaron de la mano de severas crisis, la Gran Depresión (1932), la Guerra Mundial (1940), la crisis puntocom en 2000 y la Gran Crisis Financiera de 2008.

Desde los años 60, ya con las 500 empresas, el rendimiento medio de este índice en estos años de urnas ha estado por encima del 10.5%, ligeramente por encima de los años que no hay llamada al voto. Si se descuentan las dos últimas crisis, la media queda por encima del 15%.

El Nasdaq, creado en 1985 ha estado a la baja en los mismos años electorales que el S&P 500 y subido una media del 7.4% cuando ha habido que elegir al inquilino de la Casa Blanca. El Dow Jones, el más volátil de todos ha estado en negativo en más ocasiones.

Adicionalmente, los analistas de JP Morgan Wealth Management recordaban en un informe que desde 1980 las acciones “como media se han disparado en el año posterior a una elección. Aunque la volatilidad pueda subir por la indeterminación cuando se acerca el día de la elección, los títulos suelen seguir hacia adelante cuando se difumina la incertidumbre”.

También te puede interesar:

Los estudios señalan que Wall Street presta mucha más atención a la situación económica que a los resultados electorales. Foto: Getty Image.
Los estudios señalan que Wall Street presta mucha más atención a la situación económica que a los resultados electorales. Foto: Getty Image. (mj0007 via Getty Images)

Es la economía, no la política

La segunda conclusión es que el mercado presta más atención a la macroeconomía que a la política. Así lo revelan varios estudios empezando por el más reciente de U.S. Bank.

Los estrategas de esta entidad han revisado datos sobre la toma de control de la Casa Blanca y el Congreso (poder legislativo) desde 1948 para ver el efecto en el S&P 500 y la conclusión es que el control de presidencia y las dos cámaras por un partido u otro no causa trastornos en el mercado. “De hecho, históricamente no ha existido una relación estadísticamente significativa entre el control por un solo partido tanto de la Casa Blanca como del Congreso y el rendimiento del mercado”, explican.

Los datos muestran que hay tres escenarios de gobierno dividido que tienen una relación estadística significativa con respecto al desempeño de los mercados tras las elecciones. En positivo, cuando el presidente es demócrata y el Congreso está en manos de los republicanos o cuando hay un control dividido en las dos cámaras del Congreso.

Los resultados son ligeramente por debajo de la media cuando los demócratas controlan la Casa Blanca y ambas cámaras.

“El análisis revela que el potencial resultado de las elecciones tiene un impacto mínimo en el medio y largo plazo. Los datos también señalan que los rendimientos dependen más de la tendencia de la economía y la inflación que de los resultados de las elecciones”, explican en US Bank.

Un estudio de Lubos Pastor y Pietro Veronesi publicado por NBER (National Bureau of Economic Research) en 2017 argumenta que los mejores rendimientos de los mercados y la economía cuando hay un demócrata en la presidencia desde 1927 hasta 2015 (Santa-Clara and Valkanov 2003) se deben al momento y la situación económica en la que son elegidos.

“Cuando la economía está débil la aversión al riesgo es elevada y ayuda a los demócratas a ganar las elecciones. Bajo los demócratas el crecimiento es mayor lo que rebaja la aversión al riesgo y ayuda a ganar a los republicanos las siguientes elecciones”, explican aunque admiten que hay más variables que estudiar. “Los demócratas tienden a ser elegidos cuando los retornos futuros se esperan altos. Los republicanos cuando se esperan bajos”.

Los analistas de JP Morgan explican que EE UU siempre ha crecido en los últimos 100 años independientemente de quien esté en la Casa Blanca aunque recalcan que las elecciones pueden impactar la economía y los mercados cuando las propuestas de los candidatos tienen como objetivos sectores o regiones específicas —como ha sido el caso del Affordable Care Act (conocido como Obamacare), la ley de inversión en Infraestructuras y Empleo de 2021 o las de 2022 Ley de Reducción de la Inflación y CHIPs y Ciencia— o cuando hay cambios en la expectativa de crecimiento e inflación como cuando se adoptó el Nafta.

“En estos momentos de la elección es demasiado pronto para esos posibles impactos porque hay pocas propuestas políticas”, puntualizan.

En cualquier caso, desde este banco se hace hincapié en el hecho de que los precios de las acciones representan la rentabilidad de las empresas más que el momento político. “La política puede provocar emociones fuertes pero uno no debe perder de vista sus objetivos de inversión de largo plazo”, aconsejan.

También te puede interesar | EN VIDEO: En un nuevo duelo con Trump, Biden tiene más probabilidades de ganar (OPINIÓN)