Anuncios
U.S. markets open in 4 hours 1 minute
  • F S&P 500

    5,480.00
    +1.50 (+0.03%)
     
  • F Dow Jones

    38,819.00
    +1.00 (+0.00%)
     
  • F Nasdaq

    19,962.00
    +40.75 (+0.20%)
     
  • E-mini Russell 2000 Index Futur

    2,042.20
    -3.90 (-0.19%)
     
  • Petróleo

    80.08
    -0.25 (-0.31%)
     
  • Oro

    2,328.50
    -0.50 (-0.02%)
     
  • Plata

    29.27
    -0.12 (-0.41%)
     
  • dólar/euro

    1.0724
    -0.0012 (-0.11%)
     
  • Bono a 10 años

    4.2790
    +0.0660 (+1.57%)
     
  • Volatilidad

    12.65
    -0.10 (-0.78%)
     
  • dólar/libra

    1.2687
    -0.0018 (-0.14%)
     
  • yen/dólar

    158.0620
    +0.3440 (+0.22%)
     
  • Bitcoin USD

    65,604.06
    -543.49 (-0.82%)
     
  • CMC Crypto 200

    1,366.24
    -23.16 (-1.67%)
     
  • FTSE 100

    8,178.28
    +36.13 (+0.44%)
     
  • Nikkei 225

    38,482.11
    +379.67 (+1.00%)
     

El rincón de lujo en la costa del Pacífico mexicano que es un imán para los famosos

No existe nada feo o fuera de lugar en este oásis que mezcla la cultura latinoamericana con la mediterránea

Careyes está ubicado en el estado de Jalisco, en la costa del Pacífico mexicano (Foto:Getty)
Careyes está ubicado en el estado de Jalisco, en la costa del Pacífico mexicano (Foto:Getty) (Douglas Peebles via Getty Images)

Hace más de 50 años un banquero italiano sobrevoló el occidente de México y pudo avistar unas zonas paradisíacas de las que se enamoró tan perdidamente que decidió comprar unas tierras en las que construyó un pueblo a su gusto en el estado de Jalisco.

Era 1968 y el entonces banquero Gian Franco Brignone, nacido en Turín, supo que quería quedarse en esa zona en la que, efectivamente, se instaló hasta su muerte a la edad de 95 años en enero de 2022.

En Careyes emprendió un proyecto de construcción adaptado al medio ambiente de esa área costera del Pacífico que en el momento en el que fue adquirida por Brignone aún se encontraba en estado salvaje y casi inaccesible.

PUBLICIDAD

Pero hoy en día es un lugar de escape para adinerados y famosos de todo el mundo, incluyendo a las modelos Heidi Klum, Cindy Crawford y Naomi Campbell, quienes no solo han aprovechado los hermosos paisajes para sus sesiones de fotos, sino también para pasar unas vacaciones de ensueño.

El ahora “complejo” turístico ofrece sus visitantes la experiencia de disfrutar de la naturaleza a plenitud, pero con todas las comodidades posibles.

Porque Brignone no solo se preocupó por blindar sus tierras de visitas poco elegantes, sino que además, se esmeró en mantener respeto por la naturaleza y promover la cultura, un lujo reservado para los que cuentan con los recursos para costearse tranquilidad, privacidad y hermosas vistas.

Tras su muerte, sus hijos Emanuela, Giorgio y Filippo, han continuado con el proyecto de su padre y mantienen el concepto tal como Brignoni lo soñó.

Imaginarse el paraíso y construirlo

En su libro “Los señores de la costa”, el escritor Carlos Tello Díaz, dice que Brignone compró 12 kilómetros de costa y 1.500 hectáreas de selva por poco más de 300.000 dólares y lo transformó en lo que hoy es Careyes.

Aquella compra se produjo hace 55 años cuando Brignone “descubrió” el punto geográfico en el que quería montar su paraíso. En ese entonces el fundador de Fiat, Giovanni Agnelli, iba a convertirse en uno de los inversores y tenía grandes planes hoteleros para Careyes.

Sin embargo, por razones no muy claras, terminó abandonando la idea de invertir en el lugar y Brignone diría más tarde que la salida de Agnelli fue un beneficio para Careyes pues sus planes eran contrarios a la visión ecológica del proyecto del banquero.

Así que, el desarrollo de Careyes fluyó de forma natural gracias a la intervención de diseñadores y arquitectos del más alto nivel que ayudaron a montar un oasis que el propio Brignone definiría después como el mediterráneo mexicano.

En su proyecto participaron los arquitectos Marco Aldaco, Alberto Mazzoni, Diego Villaseñor, Jean-Claude Galibert y Ducio Ermenegildo que entendieron la solicitud del empresario de levantar construcciones que “enmarcaran la naturaleza”.

Los diseños llevan una clara influencia del afamado arquitecto mexicano Luis Barragán que inspiró esas líneas suaves, esos espacios amplios y esos colores intensos que permiten el paso de una iluminación natural.

Costa Careyes es hoy un complejo inmobiliario privado de lujo conformado por “Castillos del Océano", villas privadas, “casitas” y bungalows que se traducen en 800 cuartos y 70 suites.

En una entrevista que ofreció a Whitewall, Filippo Brignoni, dijo que la esencia de la arquitectura y el diseño de Careyes tiene que ver con “vivir en la naturaleza, disfrutar de lo que hay alrededor”.

Explicó que el interior de las casas de Careyes suele ser blanco “porque recibes una cantidad increíble de luz, color, sol y naturaleza todo el día y por la noche estás feliz de ir a tu habitación, encontrar paz” en un espacio minimalista “porque tus ojos ya están llenos de emociones” de lo que se ve en el exterior.

Las edificaciones de Careyes tienen una marcada influencia del arquitecto Luis Barragán (Foto:Getty)
Las edificaciones de Careyes tienen una marcada influencia del arquitecto Luis Barragán (Foto:Getty) (Joanna McCarthy via Getty Images)

Las casas, bungalows, villas y castillos van acompañados de bohíos o palapas, muchas piscinas de todos los tipos y tamaños.

El arquitecto Ducio Ermenegildo comentó al ser entrevistado por AD que en Careyes “no hay una casa fea” y señaló que los que participaron en estas instalaciones tuvieron unos reglamentos de construcción muy estrictos para asegurar que se siga un “criterio de estilo, de uso de materiales, de integración con la naturaleza y de respeto hacia los vecinos”.

Las piscinas de estilo infinito están en buena parte de las edificaciones, las más grandes de 360º, en los castillos oceánicos Sol de Oriente y Sol de Occidente, que como corresponde a estas estructuras medievales, están ubicados en las cimas de las colinas que rodean la bahía.

Enclave artístico

Hay varias obras de arte esparcidas en estas tierras que se camuflan en el entorno natural pero la más llamativa es la Copa del Sol, ideada por el propio Brignone.

La Copa del Sol está ubicada sobre un acantilado, con vistas a Playa Teopa. Es una estructura de concreto de casi 27 metros de diámetro y casi 11 de alto que desde 2006 ocupa el espacio en el antes se asentaba un faro.

Brignone ideó esta estructura con un sentido de triunfo, pero después, al observar que cuando el sol se está poniendo da la impresión de que cae justo en este inmenso recipiente tuvo la certeza de que era un homenaje a lo femenino, a lo fértil.

Esta copa es utilizada con frecuencia para hacer terapias de curación.

“El arte son impulsos misteriosos”, decía Brignoni cuando su copa estaba en construcción.

Además, los hijos de Brignone organizan cada año, festivales que incorporan diferentes tipos de manifestaciones artísticas incluyendo cine, música y gastronomía.

Leer Más

El festival ArteCareyes, que se ha celebrado por casi una década, y el evento Ondalinda remueven las energías de la zona con movidas de cine, artes plásticas y música en vivo para honrar, no solo México sino toda Latinoamérica.

Asimismo, muchas manifestaciones artísticas se despliegan en festividades especiales como la Nochevieja, el Año Nuevo Chino y el Torneo de Polo.

En el caso del polo, Careyes es el anfitrión del torneo anual Agua Alta desde hace más de 20 años.

Es el lugar ideal para un evento como este. Careyes tiene su propio club de polo que se adhiere a los estándares internacionales. Cuenta con dos campos reglamentarios de césped Bermuda y establos para 150 caballos.

Un encuadre perfecto

El idílico paisaje de Careyes ha atraído a celebridades como Uma Thurman, Juliette Binoche, Ewan McGregor, Salma Hayek, Lee Daniels, Francis Ford Coppola, Mick Jagger, Robert de Niro, Issey Miyake y Giorgio Armani, entre otros, además de famosos del mundo del modelaje que han sacado provecho a locaciones bellas y privadas, pero al aire libre.

En una entrevista a Vanity Fair, Giorgio Brignone, uno de los hijos del fundador, comentó que Luis Miguel va a Careyes una o dos veces al año: “le gusta mucho porque aquí se siente en paz”.

“A los famosos les encanta Careyes porque se quedan en la casa y salen poco”, señaló Brignone.

En enero de 2021 las hermanas Kendall y Kylie Jenner pasaron unas vacaciones en Careyes en uno de los llamados “castillos oceánicos” que tienen una piscina infinita y las mejores vistas del lugar.

Naturaleza y comunidad

En Costa Careyes opera una fundación desde 2012 que se encarga de dar cursos de inglés a los niños de los pueblos cercanos a Careyes. “Creamos libros, también un coro, unos programas de ecología, unos programas de respeto, de entender la naturaleza”, dijo Filippo Brignone a Rolling Stone el año pasado tras la muerte de su padre.

También informó que a través de la Fundación Careyes se acaba de abrir una escuela para las personas que no pudieron ir “a la prepa” o a la universidad.

“Cuando empezamos la fundación, no lo hicimos por ser políticamente correctos, sino para dar gracias a todas esas personas que nos han ayudado a crear este lugar”, dijo.

Además, en 1983 la organización inauguró el Centro de Protección y Conservación de Tortugas Marinas y hasta la fecha tiene más de 30.500 nidos de tortugas protegidos y más de dos millones de crías liberadas.

En Careyes se protegen a los nidos de las tortugas (Foto:Getty)
En Careyes se protegen a los nidos de las tortugas (Foto:Getty) (Paul Souders via Getty Images)

De hecho “carey” es una especie de tortuga de mar.

Careyes está ubicado en el centro de la Reserva de la Biósfera Chamela-Cuixmala y la fundación asegura haber contribuido con la preservación de más de 70 especies de mamíferos, 270 especies de aves y más de 1200 especies de flora.

Y por si fuera poco, desde esas hermosas locaciones de Careyes se pueden ver ballenas y delfines que se mueven por el Pacífico.

Un escondite a todo dar

Las opciones para pasar unos días en Careyes van desde rentar una casita, el bungalow, las villas o un castillo. Todo depende de la capacidad adquisitiva del aspirante a huésped.

Una noche en una casita o en un bungalow cuesta entre 350 y 700 dólares la noche, aunque solo es posible alquilar un mínimo de dos noches.

Alquilar una villa cuesta entre 2.300 y 3.000 dólares y los castillos, con sus piscinas infinitas de 360º que rodean toda la edificación, se rentan por costos que van de 10.000 a 12.000 dólares.

El Aeropuerto Internacional Playa de Oro en Manzanillo es el más cercano a Careyes y está a una hora y media en automóvil aunque los visitantes más exclusivos llegan a un aeropuerto privado que está a 30 minutos en auto.

Fuentes: Forbes, AD, Whitewall, Vanity Fair, Insider, Elle, Rolling Stone

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR | EN VIDEO

Proteger a las tortugas marinas, el objetivo de este pueblo costero venezolano