U.S. markets closed
  • S&P 500

    4,686.75
    +95.08 (+2.07%)
     
  • Dow Jones

    35,719.43
    +492.40 (+1.40%)
     
  • Nasdaq

    15,686.92
    +461.76 (+3.03%)
     
  • Russell 2000

    2,253.79
    +50.31 (+2.28%)
     
  • Petróleo

    71.73
    +2.24 (+3.22%)
     
  • Oro

    1,784.90
    +5.40 (+0.30%)
     
  • Plata

    22.52
    +0.26 (+1.18%)
     
  • dólar/euro

    1.1274
    -0.0013 (-0.11%)
     
  • Bono a 10 años

    1.4800
    +0.0460 (+3.21%)
     
  • dólar/libra

    1.3243
    -0.0018 (-0.14%)
     
  • yen/dólar

    113.5600
    +0.0700 (+0.06%)
     
  • BTC-USD

    50,355.79
    -340.43 (-0.67%)
     
  • CMC Crypto 200

    1,308.39
    -12.89 (-0.98%)
     
  • FTSE 100

    7,339.90
    +107.62 (+1.49%)
     
  • Nikkei 225

    28,455.60
    +528.23 (+1.89%)
     

La gran hipocresía de los viajes espaciales de Jeff Bezos y Richard Branson

·4  min de lectura

Hace unos días, Richard Branson despegó desde Las Cruces (Nuevo México) en la nave espacial Virgin Galactic. De esta forma, adelantó a Jeff Bezos, que había programado su viaje espacial en la nave de Blue Origin para hoy, 20 de julio.

A primera vista, podría considerarse una competición entre dos multimillonarios. Después de todo, los ricos quieren hacer cosas que las masas no pueden hacer: tener el yate más grande, la casa más cara, la obra maestra de un pintor famoso, etc. Añade a la lista de deseos el convertirse en astronauta.

La gran hipocresía de los viajes espaciales de Jeff Bezos y Richard Branson. (Photo by Mark Wilson/Getty Images)
La gran hipocresía de los viajes espaciales de Jeff Bezos y Richard Branson. (Photo by Mark Wilson/Getty Images)

¿Y por qué culpar sólo a los ricos? Millones de usuarios de Facebook e Instagram comparten fotos de sus exóticas vacaciones. Visite cualquier parque nacional y encontrará gente publicando selfies con todo tipo de poses.

Sin embargo, Bezos y Branson no son gente corriente. Crean nuevas industrias y lanzan nuevos productos. Son influenciadores y líderes de opinión. Y lo que es más importante, ambos quieren ser reconocidos como líderes climáticos.

Branson es cofundador del Acelerador Climático Inteligente del Caribe, miembro de la Coalición Breakthrough y ponente habitual en conferencias sobre el clima. Bezos se ha envuelto en la bandera del clima de muchas maneras. En octubre de 2019, anunció que Amazon cumpliría el objetivo de cero emisiones netas para 2040 (aunque Amazon está lejos de este objetivo con emisiones crecientes, como sugiere su informe de sostenibilidad de 2020). Más de 100 empresas han firmado el Compromiso Climático. En febrero de 2020, Bezos lanzó un Fondo de la Tierra de 10.000 millones de dólares para apoyar la acción climática.

La huella de carbono del turismo espacial

Cuando las empresas y los individuos se empeñan en el liderazgo climático, sus modelos de negocio y su conducta personal se someten a un escrutinio activo. No es de extrañar que se critique a Amazon por solicitar activamente negocios con combustibles fósiles para la Nube de Amazon. Branson muestra contradicciones climáticas similares. Es el fundador de una importante compañía aérea. Aunque las emisiones de la aviación representan alrededor del 2,5% de las emisiones globales, impulsan alrededor del 7,2% del calentamiento global debido a los efectos atmosféricos de gran altitud. La industria de la aviación sería el séptimo mayor emisor de carbono del mundo si fuera un país. Sus emisiones son más del doble que las de California, que representa el 1,2% de las emisiones mundiales.

Además, las emisiones de la aviación personifican la desigualdad climática: el 1% de la población mundial es responsable del 50% de las emisiones de carbono de la aviación. Mientras que la riqueza hace que la mayoría de los viajeros aéreos sean inmunes a las peores consecuencias del cambio climático, las comunidades desfavorecidas sufren de forma desproporcionada el aumento de la frecuencia y la gravedad de los fenómenos meteorológicos extremos, las sequías, los nuevos vectores de enfermedades y los desplazamientos humanos.

Si las emisiones de las aerolíneas y su falta de equidad eran problemáticas, el turismo espacial lleva las cuestiones climáticas a una altura diferente. Branson había defendido el vuelo de Galactic SpaceShipTwo sugiriendo que su huella de carbono era comparable a la del vuelo entre Londres y Singapur.

Pero la métrica climática exacta es la de las emisiones por pasajero. Hay que comparar seis pasajeros en la nave espacial con unos doscientos o trescientos en un avión comercial. Las consecuencias climáticas de los viajes espaciales tienen otra dimensión. Un artículo publicado en Geophysical Research Letters sugiere que el carbono negro u hollín depositado en la estratosfera por el lanzamiento de 1.000 cohetes privados podría aumentar la temperatura de la superficie polar en 1°C.

Los viajes espaciales eran muy populares en la década de 1960. Según cuentan, la imagen de la Tierra desde el Apolo 8 en 1968 dio lugar al primer Día de la Tierra. Pero estamos en 2021, cuando los efectos de la crisis climática son sombríamente visibles. Bezos y Branson en trajes espaciales probablemente no sensibilizarán más sobre este grave problema al que se enfrenta la Humanidad.

Los líderes climáticos deberían trabajar para reducir las actividades elitistas y de alto consumo de carbono, como los viajes aéreos, y desde luego no lanzar nuevos productos como el turismo espacial.

Más noticias que te pueden interesar: 

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.