Anuncios
U.S. markets closed
  • F S&P 500

    5,477.75
    +1.00 (+0.02%)
     
  • F Dow Jones

    39,157.00
    +10.00 (+0.03%)
     
  • F Nasdaq

    19,794.00
    +30.75 (+0.16%)
     
  • E-mini Russell 2000 Index Futur

    2,042.20
    +2.50 (+0.12%)
     
  • Petróleo

    82.34
    +0.17 (+0.21%)
     
  • Oro

    2,375.60
    +6.60 (+0.28%)
     
  • Plata

    30.83
    +0.01 (+0.03%)
     
  • dólar/euro

    1.0708
    +0.0001 (+0.01%)
     
  • Bono a 10 años

    4.2540
    +0.0370 (+0.88%)
     
  • Volatilidad

    13.28
    +0.80 (+6.41%)
     
  • dólar/libra

    1.2657
    -0.0004 (-0.03%)
     
  • yen/dólar

    158.9600
    +0.0460 (+0.03%)
     
  • Bitcoin USD

    64,628.55
    -233.73 (-0.36%)
     
  • CMC Crypto 200

    1,358.41
    -24.25 (-1.75%)
     
  • FTSE 100

    8,272.46
    +67.35 (+0.82%)
     
  • Nikkei 225

    38,674.37
    +41.35 (+0.11%)
     

Cómo esta mujer de 92 años se convirtió en una de las principales administradoras de dinero en Estados Unidos

Cuando tenía 40 años, Joan Payden se convirtió en la primera mujer socia de Scudder, Stevens and Clark, una prestigiosa firma de inversión que fue adquirida por el Grupo Zurich, un gigante suizo de seguros, por 1.700 millones de dólares en 1997. El ascenso fue un honor para Payden, una auténtica pionera en su campo. Pero más tarde se dio cuenta de que debería haber ocurrido mucho antes.

La cúpula de la empresa en aquella época votaba una vez al año quiénes se harían socios. "Descubrí algo interesante: no fui elegida en la primera votación. Me eligieron en la quinta votación y supongo que la razón fue que no jugaba al golf", dijo Payden a los estudiantes del Programa de Negocios Mendoza de Notre Dame durante una charla en 2011. "Celebraban sus reuniones anuales en un campo de golf muy grande y prestigioso y, por supuesto, no dejaban entrar a las mujeres, así que me senté en el porche", explicó.

Renunció años más tarde, en 1984, cobró su 401(k) y se lanzó por su cuenta. "No quería encontrarme 10 años [después] en el mismo lugar", dijo a los estudiantes de Notre Dame. Se llevó con ella a Sandra Rygel, una de sus compañeras de Scudder, Stevens & Clark, y juntas lanzaron su propia gestora de dinero, Payden & Rygel. (Al parecer, Rygel se marchó en 1988 para dedicarse a obras de caridad. No respondió a una solicitud de entrevista de Forbes).

PUBLICIDAD

Fue un movimiento sorprendente para Payden, que dijo que habría sido votada como la persona "más inesperada para iniciar un negocio" en la universidad. "Muchos de mis colegas y amigos estaban preocupados por mi estado mental", dijo en un discurso de 2011.

Sin embargo, en los últimos 40 años, Payden construyó silenciosamente Payden & Rygel hasta convertirla en una de las mayores gestoras de dinero privado del país, con 162.000 millones de dólares en activos bajo gestión y oficinas en Los Ángeles (sede de la firma), Boston, Londres y Milán. La compañía, que se centra en la renta fija y los mercados globales, gestiona ahora las riquezas de un cuadro de inversores de alto patrimonio, fondos de pensiones gubernamentales y corporativos, bancos centrales, fundaciones y más. Y, a sus 92 años, Payden sigue dirigiendo el espectáculo como presidenta, CEO y propietaria mayoritaria.

Joan Payden, Empresarios, 401(k)
Payden en los Premios Sally 2019 del Ejército de Salvación, donde fue galardonada por su servicio en el sector público. El premio fue entregado por un viejo amigo de Payden, el profesor de la UCLA Dr. Eric Esrailian.

"Está más despabilada que nunca", afirma la representante de Payden ante los medios de comunicación, Angela Dailey, que señala que no tiene planes inmediatos de ceder las riendas. Payden, que rehúye los focos y sólo habló con un par de periodistas durante sus 60 años de carrera, desestimó hacer comentarios para este artículo.

Tras duplicar con creces sus activos gestionados en la última década, el crecimiento de su empresa hace que Payden pase a engrosar la lista de Forbes de las mujeres empresarias más exitosas del mundo que se hicieron a sí mismas. Su patrimonio neto estimado en 700 millones de dólares procede en gran parte de su participación mayoritaria en la empresa, que Forbes valora en unos 1.200 millones de dólares.

El resto de la empresa es propiedad de los altos directivos. También tiene unos 100 millones de dólares en otros activos, según las estimaciones de Forbes, incluida una casa de casi 4 millones de dólares en el paseo marítimo de Santa Mónica. Apasionada filántropa, también donó millones a obras benéficas a lo largo de los años, entre ellas a santuarios de animales (le encantan los gatos), causas católicas y a su alma mater, el Trinity College, un colegio católico femenino de Washington D.C. que ahora se llama Trinity Washington University.

Payden nació en Derby, Connecticut, en 1931, pero pasó la mayor parte de su adolescencia en el extranjero, en Yakarta, Indonesia, donde su padre, un ingeniero reconvertido en piloto de caza de la Primera Guerra Mundial, fue destinado como ejecutivo a Union Carbide, una empresa química que fue adquirida por Dow Chemical en 2001. Tras casi una década en Indonesia, la familia regresó a EE.UU. a tiempo para que Joan y su hermano menor William (fallecido en 2013) terminaran el bachillerato en un suburbio del norte del estado de Nueva York. Después asistió al Trinity College, donde se graduó en 1953 con una doble titulación en matemáticas y física, algo bastante "inusual" para las mujeres de la época, dice la presidenta del Trinity, Patricia McGuire.

Su primer trabajo fue como ingeniera en una empresa que construía refinerías de petróleo en Nueva Jersey. "El primer día que entré había 600 ingenieros jóvenes y cuatro de ellos eran mujeres", dijo en la charla de Notre Dame. "Me pareció una proporción bastante buena", agregó. A Payden le encantaba el trabajo, pero a los tres años se sintió desolada al ser despedida junto con 300 de sus colegas. Esto fue un punto de inflexión en su carrera. La formación de Payden en matemáticas la ayudó a conseguir un trabajo en Merrill Lynch como asociada junior, con un "gran ajuste" respecto al sueldo de su trabajo anterior. Dos años más tarde, se trasladó a Los Ángeles para trabajar en Scudder, Stevens & Clark, donde la pusieron en un equipo que gestionaba la renta fija de grandes instituciones.

"Entonces había muchos desafíos. Uno de ellos era ser mujer", dijo Payden en la charla de 2011. Pero también había oportunidades: en aquella época, los fondos de pensiones corporativos y los fondos estatales tenían prohibido invertir en acciones, por lo que en su lugar se centraban en la renta fija. "Eso me pareció muy emocionante", dijo. "A veces es difícil decirle eso a la gente hoy en día, que los bonos son muy emocionantes, a veces más emocionantes que las acciones".

Ahí es donde Payden y su socio decidieron centrar su atención cuando lanzaron Payden & Rygel en 1984. "Su visión era hacer crecer esta empresa de renta fija independiente de categoría mundial", explica el director financiero y socio gerente Brian Matthews, a quien Payden reclutó de su trabajo en la firma de inversión neoyorquina Brown Brothers Harriman dos años después de que ella pusiera en marcha la empresa. Conectado con Payden por un amigo de la familia, sólo planeaba conocerla brevemente mientras ella visitaba Nueva York, pero acabó convenciéndolo para que dejara su trabajo en Wall Street.

Matthews recuerda que le impresionó que, cuando llegó, la empresa tenía sólo cinco empleados pero unos 2.000 millones de dólares en activos gestionados, gracias en gran parte a los clientes que siguieron a Payden desde su anterior empresa. Pero Payden también estaba presentándose constantemente a clientes potenciales "y simplemente intentando entrar en el radar", explica Matthews.

La firma siempre pregonó un enfoque global y fue una de las primeras en desarrollar estrategias de bonos globales. En 1992, lanzó una familia de fondos de inversión. Seis años más tarde, abrió su primera oficina internacional en Londres, junto con una versión extraterritorial de su negocio de fondos de inversión en Irlanda. Ese mismo año, creó una empresa conjunta con Metzler Bank, el banco privado más antiguo de Alemania.

Joan Payden, Empresarios, 401(k)
El crecimiento de los bienes de Payden a lo largo de la última década.

En la actualidad, la empresa cuenta con 45 fondos diferentes de renta fija, junto con tres fondos de renta variable. Entre sus más populares se encuentran el Payden Limited Maturity Fund y el Payden Emerging Markets Bond Fund, que registraron rendimientos del 6% y el 11%, respectivamente, durante el año que finalizó el 30 de abril. En general, sin embargo, Payden & Rygel destaca como una sólida oferta de bajo riesgo para complementar una cartera variada, afirma David Little, analista de Morningstar.

"Se adaptan a los inversores que son quizás más cautelosos en torno a las tasas de interés", explica Little, que cubrió Payden & Rygel durante años. "Puede que no utilicen esta estrategia como su cartera principal de renta fija, pero para aquellos inversores que busquen generar ingresos de forma poco volátil, les va a venir bien", insiste.

Además, como empresa más pequeña y de propiedad independiente en un sector dominado por firmas de la talla del gigante de Boston Fidelity (con 4,9 billones de dólares en activos gestionados), Franklin Templeton Investments (1,46 billones) y Blackstone (1 billón), puede ofrecer un toque más personal, según Matthews. "No tenemos accionistas externos, lo que significa que podemos decidir cuál es la mejor manera de avanzar, y eso nos pone realmente en consonancia con nuestros clientes porque no estamos al servicio de nadie más", afirma.

Aunque se hizo un nombre en la gestión monetaria, Payden construyó su legado a tres millas del Capitolio de EE.UU., en el barrio de Brookland de Washington, D.C. Allí se asienta el modesto campus de la Universidad Trinity, con sus 2.000 estudiantes. Payden, una antigua alumna, financió el Centro Académico Payden, que incluye una mezcla de aulas y laboratorios de vanguardia, con una donación de 10 millones de dólares en 2013: fue el primer edificio nuevo de la escuela en más de 50 años.

Joan Payden, Empresarios, 401(k)
El Centro Académico Payden, financiado parcialmente con una donación de 10 millones de dólares de Joan Payden, se estrenó en 2016.

Estuvo dedicada a Trinity desde que se graduó hace más de siete décadas. Entró a formar parte de su consejo de administración en los años 80 y desempeñó un papel crucial para ayudar a transformar la universidad en los últimos años, según Patricia McGuire, presidenta de Trinity desde hace muchos años. Fundada en 1897 por las Hermanas de Notre Dame de Namur para ser la primera universidad católica para mujeres de EE.UU., Trinity tuvo problemas en las últimas décadas cuando las universidades estadounidenses empezaron a ser mixtas y las solicitudes de ingreso en universidades femeninas como Trinity cayeron en picado.

"Tuvimos que averiguar si había un futuro para la institución cuando había tantas opciones mixtas cerca de D.C.: Georgetown, la Universidad George Washington, etc.", explica McGuire, que dice que ella y Payden empezaron a abordar la cuestión en la década de 1980, cuando ambas formaban parte del consejo de Trinity. Maguire se convirtió en presidenta de la escuela en 1989. La solución que se les ocurrió: "Decidimos acoger a las mujeres de la ciudad que necesitaban mucho este tipo de educación. Y son mujeres de bajos ingresos, en su mayoría mujeres de color".

El alumnado de Trinity pasó de ser "predominantemente blanco, católico y residencial" a ser una de las pocas universidades designadas oficialmente "Institución predominantemente negra" (el 56% de la población estudiantil es negra) e "Institución al servicio de los hispanos" (30%). Más del 70% de los estudiantes reciben becas federales Pell y el costo medio después de la ayuda financiera es de 12.000 dólares al año. Aún así, la escuela está trabajando para rebajar la matrícula, ya que las mujeres negras tienen, de media, la deuda de préstamos estudiantiles más alta de cualquier grupo demográfico.

"Joan abrazó eso. Ella dijo: 'Esto es lo que Trinity debería estar haciendo'", dice McGuire sobre la transición. Como "principal donante" de la escuela, Payden tuvo un gran impacto en los cambios de la escuela, incluida la mejora de sus programas STEM, dice McGuire. En los últimos años, recibió subvenciones de la Fundación Mellon y del Instituto Médico Howard Hughes. "Para una escuela pequeña como Trinity, recibir una donación multimillonaria le cambia la vida", explica. "Creo que con bastante frecuencia leemos sobre estas donaciones masivas de 50 o 100 o 300 millones de dólares a grandes instituciones de élite que ya son bastante ricas, ya sabe, estoy acá sentada golpeando la mesa". (La dotación actual de Trinity es de 35 millones de dólares frente a los 3.300 millones de su vecina la Universidad de Georgetown).

Pero Payden también ayuda a las universidades más grandes. De hecho, forma parte de los consejos de al menos otras cuatro facultades: la Universidad del Sur de California, la Universidad Loyola Marymount, el Occidental College y la Anderson School of Management de la UCLA. En 2015, donó 5 millones de dólares para apoyar una iniciativa dedicada a preparar para la universidad a adolescentes desfavorecidos de Los Ángeles. También hizo donaciones a otras escuelas como Los Angeles Valley College y la Universidad de Colorado Boulder, donde su difunto hermano fue estudiante.

"Es una campeona de la educación", afirma el Dr. Eric Esralian, profesor de la UCLA y director de la División de Trastornos Digestivos Vatche y Tamar Manoukian de la universidad. Introducido a Payden a través de un amigo hace unos 15 años, Esralian describe a Payden como un "amigo íntimo" y "mentor". Ambos trabajan juntos en el consejo de la Anderson School of Management de la UCLA (Payden es una de las dos mujeres del consejo, compuesto por 22 personas). Payden también se ofreció a ayudar en la división de trastornos digestivos cuando Esralian estaba formando un consejo asesor.

"Creo que Joan tiene la perspectiva de alguien que no se dedica a la medicina, pero que tiene parientes que estuvieron implicados en la atención médica", explica Esralian sobre el interés de Payden en su división, especializada en la investigación y el tratamiento contra los trastornos digestivos debilitantes y mortales. "Su hermano, que creo que lo era todo para ella, murió de melanoma. Y la recuerdo hablando de la experiencia de un paciente y de la experiencia de un familiar. Sus frustraciones de ser una paciente y una defensora de los pacientes estaban en primer plano para ella".

Sin familia directa, Payden planea dejar una parte importante de su fortuna a obras benéficas, según una persona cercana a ella. Su hermano William dejó una donación no revelada a Trinity a través de su patrimonio tras su muerte en 2013, que ayudó a pagar el laboratorio de simulación de enfermería de la universidad. Trinity también posee la colección de maquetas de aviones de William. Era un coleccionista dedicado de todo, desde autos hasta recuerdos deportivos, e incluso tuvo un pequeño museo personal en Los Ángeles durante su vida, según McGuire. Payden era la albacea de su herencia.

Payden es conocida por seguir un sencillo principio rector. "Las dos palabras que realmente me impactan son 'pasión' y 'compromiso'", dijo en el estreno en 2016 del Centro Académico Payden (que lleva el nombre de su hermano y sus padres). "Como pueden imaginarse, en mi vida y en mi vida profesional la gente siempre me pregunta qué hace el éxito. ¿Qué busca en las personas que contrata? ¿Cuál es su coeficiente intelectual? Y yo dije que, en lo que a mí respecta, sólo hay dos palabras: 'pasión' y 'compromiso'".

*Con información de Forbes US