Anuncios
U.S. markets closed
  • F S&P 500

    5,690.25
    +7.25 (+0.13%)
     
  • F Dow Jones

    40,564.00
    +50.00 (+0.12%)
     
  • F Nasdaq

    20,628.50
    +44.75 (+0.22%)
     
  • E-mini Russell 2000 Index Futur

    2,213.60
    +6.00 (+0.27%)
     
  • Petróleo

    81.74
    -0.17 (-0.21%)
     
  • Oro

    2,429.40
    +0.50 (+0.02%)
     
  • Plata

    30.94
    +0.01 (+0.03%)
     
  • dólar/euro

    1.0896
    -0.0005 (-0.04%)
     
  • Bono a 10 años

    4.2290
    +0.0400 (+0.95%)
     
  • Volatilidad

    13.12
    +0.66 (+5.30%)
     
  • dólar/libra

    1.2965
    -0.0001 (-0.00%)
     
  • yen/dólar

    158.5090
    +0.4100 (+0.26%)
     
  • Bitcoin USD

    64,869.60
    +3,563.30 (+5.81%)
     
  • CMC Crypto 200

    1,347.58
    +78.63 (+6.20%)
     
  • FTSE 100

    8,182.96
    -69.95 (-0.85%)
     
  • Nikkei 225

    41,322.03
    +131.35 (+0.32%)
     

Una explosión “única en la vida” traerá una nueva estrella al cielo nocturno

(CNN) Los astrónomos esperan que aparezca una "nueva estrella" en el cielo nocturno en cualquier momento entre ahora y septiembre, y promete ser una visión celestial única en la vida, según la NASA.

"Es un evento único en la vida que creará muchos nuevos astrónomos, y les brindará a los jóvenes un evento cósmico que podrán observar por sí mismos, hacer sus propias preguntas y recopilar sus propios datos", dijo la Dra. Rebekah Hounsell, científica investigadora asistente especializada en eventos de novas en el Centro de Vuelos Espaciales Goddard de la NASA en Greenbelt, Maryland, en un comunicado.

"Impulsará la próxima generación de científicos", agrego la experta.

El esperado evento estelar, conocido como nova, ocurrirá en la Corona Boreal de la Vía Láctea, o constelación de la Corona del Norte, que se encuentra entre las constelaciones de Boötes y Hércules.

PUBLICIDAD

Mientras que una supernova es la muerte explosiva de una estrella masiva, una nova se refiere a la explosión breve y repentina de una estrella colapsada conocida como enana blanca. La estrella enana permanece intacta, y libera material en un ciclo repetitivo que puede ocurrir durante miles de años.

"Hay algunas novas recurrentes con ciclos muy cortos, pero normalmente no vemos un estallido repetido en la vida humana, y rara vez uno tan relativamente cerca de nuestro propio sistema", dijo Hounsell. "Es muy emocionante tener este asiento en primera fila".

T Coronae Borealis, también conocida como "Estrella Blaze", es un sistema binario en la Corona Borealis que incluye una estrella enana blanca muerta y una estrella gigante roja envejecida.

Las gigantes rojas se forman cuando las estrellas han agotado su suministro de hidrógeno para la fusión nuclear y comienzan a morir.

En unos 5.000 o 6.000 millones de años, nuestro Sol se convertirá en una gigante roja, que se hinchará y expandirá a medida que libere capas de material y probablemente evaporará los planetas internos del sistema solar, aunque el destino de la Tierra sigue sin estar claro, según la NASA.

Aproximadamente cada 80 años, T Coronae Borealis experimenta un evento explosivo.

Las estrellas del par en órbita están lo suficientemente cerca entre sí como para interactuar violentamente. La gigante roja se vuelve cada vez más inestable con el tiempo a medida que se calienta, desprendiendo sus capas externas que aterrizan como materia en la estrella enana blanca.

El intercambio de materia hace que la atmósfera de la enana blanca se caliente gradualmente hasta que experimente una "reacción termonuclear desbocada", lo que resulta en una nova como se ve en la animación a continuación, según la agencia espacial.

NASA Scientific Visualization Studio

Una nova se liberaba de T Coronae Borealis en el otoño de 1217 cuando un hombre llamado Burchard, abad de Ursberg, Alemania, notó "una estrella débil que durante un tiempo brilló con gran luz", según la NASA. Fue la primera observación registrada de Blaze Star.

La última vez que la T Coronae Borealis sufrió un estallido explosivo fue en 1946, y, de nuevo, los astrónomos vigilan atentamente el sistema estelar.

"La mayoría de las novas ocurren inesperadamente, sin previo aviso", dijo William J. Cooke, director de la Oficina de Medio Ambiente de Meteoroides de la NASA, en un correo electrónico. “Sin embargo, T Coronae Borealis es una de las 10 novas recurrentes en la galaxia.

Sabemos por la última erupción en 1946 que la estrella se atenuará durante poco más de un año antes de aumentar rápidamente su brillo. T Coronae Borealis comenzó a atenuarse en marzo del año pasado, por lo que algunos investigadores esperan que se convierta en nova de aquí a septiembre. Pero la incertidumbre sobre cuándo sucederá esto es de varios meses, es lo que sabemos hasta ahora”.

Se espera que el sistema estelar, situado a 3,000 años luz de la Tierra y normalmente demasiado tenue para ser visto a simple vista, alcance un nivel de brillo similar al de Polaris, o la Estrella Polar.

Una vez que la nova alcance su brillo máximo, será como si hubiera aparecido una nueva estrella, una que será visible durante unos días sin ningún equipo y poco más de una semana con binoculares antes de que se atenúe y desaparezca de la vista durante otros 80 años aproximadamente.

La nova aparecerá en un pequeño arco entre las constelaciones de Boötes y Hércules y será visible desde el hemisferio norte.

Se espera que la nova aparezca en la constelación de la Corona Boreal, también conocida como Corona del Norte. (NASA)
Se espera que la nova aparezca en la constelación de la Corona Boreal, también conocida como Corona del Norte. (NASA)

"La Corona del Norte es una curva de estrellas en forma de herradura al oeste de la constelación de Hércules, mayormente visible en noches despejadas", según un comunicado compartido por la NASA. "Se puede identificar localizando las dos estrellas más brillantes del hemisferio norte, Arcturus y Vega, y siguiendo una línea recta de una a la otra, lo que llevará a los observadores del cielo a Hércules y la Corona Boreal".

El evento promete ser emocionante para los astrónomos aficionados, dijo la Dra. Elizabeth Hays, jefa del Laboratorio de Física de Astropartículas de la NASA Goddard.

"Los científicos ciudadanos y los entusiastas del espacio siempre buscan señales fuertes y brillantes que identifiquen eventos de novas y otros fenómenos", dijo Hays. “Gracias al uso de las redes sociales y el correo electrónico, enviarán alertas instantáneas y se izará la bandera. Contamos nuevamente con esa interacción de la comunidad global con T CrB”.

Los astrónomos observarán la nova utilizando una variedad de telescopios terrestres y espaciales, y los datos de los científicos ciudadanos también podrían ayudar a los astrónomos a reconstruir lo que sucede antes de la erupción, dijo Hounsell.

Normalmente, los eventos de nova son tan distantes y débiles que es difícil identificar la imagen completa del evento, pero "ésta será muy cercana, con muchos ojos puestos en ella", afirmó Hays.

"El estudio de novas recurrentes como T Coronae Borealis nos ayuda a comprender la transferencia de masa entre las estrellas en estos sistemas y proporciona información sobre la fuga termonuclear que ocurre en la superficie de la enana blanca cuando la estrella se convierte en nova", dijo Cooke.

Cooke recordó que la última nova que presenció, Nova Cygni en 1975, tenía un brillo similar al que se espera de T Coronae Borealis. No se espera que Nova Cygni vuelva a experimentar otra explosión.

"Yo era un adolescente entusiasta de la astronomía a punto de comenzar la universidad y estaba fuera la noche del 29 de agosto", dijo Cooke.

“Mirando al cielo, noté que la constelación de Cygnus estaba desordenada: había una estrella que no debería estar ahí. Después de soportar algunos comentarios de amigos que pensaban que estaba loco, les pedí que miraran y nos dimos cuenta de que estábamos ante una nova", cuentta.

"Fue una experiencia muy memorable y reforzó mi elección de la astronomía como carrera. Solía ​​bromear diciendo que una estrella tenía que explotar para que yo me decidiera a llevar a cabo mis estudios de grado en física”.

Si bien es posible que T Coronae Borealis no explote en septiembre, los astrónomos planean monitorearlo por si acaso.

"Las novas recurrentes son impredecibles y contrarias", dijo en un comunicado el Dr. Koji Mukai, investigador de astrofísica del Goddard de la NASA. “Cuando piensas que no puede haber una razón para que sigan un patrón determinado, lo hacen, y tan pronto como empiezas a confiar en que repitan el mismo patrón, se desvían de él por completo. Veremos cómo se comporta la T CrB”.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR | EN VIDEO