Anuncios
U.S. markets close in 5 hours
  • S&P 500

    5,045.05
    -6.36 (-0.13%)
     
  • Dow Jones

    37,766.45
    -32.52 (-0.09%)
     
  • Nasdaq

    15,817.14
    -48.11 (-0.30%)
     
  • Russell 2000

    1,968.85
    +1.38 (+0.07%)
     
  • Petróleo

    84.84
    -0.52 (-0.61%)
     
  • Oro

    2,410.00
    +2.20 (+0.09%)
     
  • Plata

    28.85
    +0.47 (+1.67%)
     
  • dólar/euro

    1.0638
    +0.0017 (+0.16%)
     
  • Bono a 10 años

    4.6280
    -0.0310 (-0.67%)
     
  • dólar/libra

    1.2451
    +0.0024 (+0.19%)
     
  • yen/dólar

    154.6500
    -0.0020 (-0.00%)
     
  • Bitcoin USD

    61,234.04
    -1,056.28 (-1.70%)
     
  • CMC Crypto 200

    885.54
    0.00 (0.00%)
     
  • FTSE 100

    7,857.23
    +36.87 (+0.47%)
     
  • Nikkei 225

    37,961.80
    -509.40 (-1.32%)
     

El país donde sale más caro quedarte en casa que irte de vacaciones al extranjero

En el mes de junio de 2023, la inflación en Reino Unido se situó en el 7,9%, siendo una de las más altas del continente europeo. Mientras que sus vecinos han conseguido ir reduciéndola paulatinamente y acercándose al objetivo del 2%, en las islas británicas está costando mucho más. Y esta situación se traduce en que todo es mucho más caro que hace un año: alimentos, energía y, por supuesto, todo lo que tiene que ver con el turismo.

Un aumento general del coste de la vida que ya se nota en los bolsillos y que provoca que muchas familias británicas deban renunciar este año a las vacaciones en el extranjero. En esta situación, optar por disfrutar de los días de asueto haciendo turismo por suelo británico es una opción muy elegida. Pero, ¿realmente es más barata? Los números dicen que quizás no tanto.

Playa de Brighton, Reino Unido, llena de gente este verano de 2023. (Photo by Joe Sene/PA Images via Getty Images)
Playa de Brighton, Reino Unido, llena de gente este verano de 2023. (Photo by Joe Sene/PA Images via Getty Images) (Joe Sene - PA Images via Getty Images)

Y es que Reino Unido está en una situación económica tan límite que puede llegar a salir más barato viajar al extranjero que pasar las vacaciones en el propio país. Por un lado, está la fortaleza de la libra esterlina respecto a euro o dólar, que hace más accesibles hoteles, restaurantes o gasolina. Por otro, que en los últimos cinco años, todo lo que tiene que ver con las vacaciones en suelo británico ha subido una barbaridad, tal y como recoge un estudio The Guardian.

PUBLICIDAD

El periódico británico ha analizado cuánto han subido desde 2018 cosas como cenar en un restaurante, beber una cerveza, alquilar un coche o pasar una noche de hotel. Y los resultados muestran claramente que unas vacaciones en el Reino Unido no son nada asequibles.

Si no se quiere viajar en el vehículo propio y hay deseo de moverse por los alrededores, un vehículo de alquiler es muy necesario. Pero mientras que en 2018 un coche salía por 45,34 libras (57,74 dólares), ahora se sitúa en las 79,33 libras (101,02 dólares). Un repunte en solo cinco años de un 75%.

La estancia en un establecimiento hotelero también es otro de los gastos principales del viaje. Y en este caso, el repunte ha sido de un 33,8%. De 84,35 libras (107,41 dólares) a 112,82 libras (143,67 dólares).

En lo que se refiere a la alimentación, un plato principal en un restaurante es hoy un 30,1% más caro que hace un lustro. Si entonces valía 11,41 libras de media (14,53 dólares), en 2023 se sitúa en las 14,84 libras (18,90 dólares).

Ni siquiera el tradicional plato de pescado y patatas (el mítico fish and chips) se libra del repunte de precios. En su caso, es un 51,8% al alza. De apenas 6,12 libras (7,79 dólares) a 9,29 (11,83).

Un plato tradicional de fish and chips. (Photo by Christopher Furlong/Getty Images)
Un plato tradicional de fish and chips. (Photo by Christopher Furlong/Getty Images) (Christopher Furlong via Getty Images)

Si queremos acompañarlo de una tradicional cerveza, también toca rascarse el bolsillo, aunque en este caso la inflación no ha sido tan alta como en los otros productos (un 22,6%). Ha pasado de las 3,41 libras (4,34 dólares) a las 4,18 (5,32).

Finalmente, el simple hecho de llevarte una lectura a la playa también resulta más caro. El precio medio de una novela ha aumentado de 6,64 libras (8,46 dólares) a 7,85 libras (10 dólares).

Un gasto diario desproporcionado

Si sumamos todo, esto es, un día de alquiler de coche, una noche en un hotel, un plato principal para comer junto a una cerveza, unas fish and chips para cenar y una novela para leer en la playa da una suma de 228,31 libras esterlinas (290,73 dólares). Y habría que añadir una serie de gastos, como el desayuno, excursiones o gasolina, por lo que no resulta nada barato un único día de vacaciones en Reino Unido.

Si se compara con 2018, donde el total daba 157,27 libras (200 dólares) se aprecia perfectamente lo muchísimo que se han encarecido las vacaciones, hasta un 45,2%.

No hay más que sacar la calculadora para comprobar que viajar al extranjero, a países como España, Portugal, Grecia o Chipre, puede resultar más barato pese a tener que añadir los gastos de los vuelos. De esta manera, se puede dar la paradoja de que aquellos que han optado por quedarse de vacaciones en Reino Unido para ahorrar pueden terminar gastando más que los que se han ido a otros países de Europa. Hay que echar cuentas.

Más noticias que te pueden interesar:

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR | EN VIDEO

Informe desde Londres: entran en vigor impuestos a bebidas alcohólicas en Reino Unido