Anuncios

A 70 días del Gobierno de Javier Milei: Desafíos y descontento en el horizonte

A tan solo setenta días de la asunción de Javier Milei como presidente, la Argentina se encuentra inmersa en una vorágine económica que ha dejado perpleja a gran parte de la población.

La promesa de un cambio radical en las políticas gubernamentales ha resultado en una licuación sin precedentes de salarios y jubilaciones, sumiendo a la sociedad en una depresión económica de tiempo récord.

La situación se agrava con la sequía de pesos en la plaza, generando una escasez de liquidez que afecta de manera desproporcionada a la clase media y media baja.

Mientras tanto, los pasivos remunerados del Banco Central navegan a velocidad crucero, dejando a la sociedad preguntándose sobre el rumbo de una administración que, en su afán por alcanzar el equilibrio fiscal a cualquier costo, parece haber perdido el pulso de la realidad económica.

PUBLICIDAD

La velocidad imprudente con la que se lleva a cabo la licuación de los ingresos de sectores vulnerables contrasta con la acumulación de deuda en dólares por parte del Banco Central, gracias a los Bopreal.

Se suman así 7.000 millones de dólares a una deuda que antes se sostenía en un 100% en pesos, generando preocupación sobre la sostenibilidad financiera a largo plazo.

El escenario no es alentador, ya que se esperan próximas subas en:

  • tarifas

  • transportes

  • medicina prepaga

  • colegios

  • expensas

  • medicamentos, generando una caída alarmante en la actividad económica

Mientras tanto, el Gobierno enfrenta resistencias y desacuerdos con diversos actores de la economía, la política y la cultura, debilitando aún más su posición y dejando en duda la efectividad de sus medidas.

La ausencia de un plan económico claro que brinde previsibilidad a los potenciales inversores y la persistencia del cepo cambiario suman incertidumbre al panorama.

A esto se agrega la falta de nombramientos en puestos clave de la gestión, lo que dificulta aún más la implementación de medidas eficientes.

La única alegría parece recaer en los tenedores de bonos de deuda soberana en dólares, quienes ven con optimismo el ajuste económico que, según algunos analistas, aleja al país de un posible default externo.

Sin embargo, este alivio financiero no alcanza para calmar la inquietud de una sociedad que observa estupefacta cómo se desarrolla el día a día bajo un Gobierno que, hasta ahora, no ha logrado ofrecer respuestas claras ni soluciones tangibles.

El tiempo se encargará de develar cómo sigue la película, pero lo que queda claro es que la incertidumbre y la preocupación son los protagonistas principales en este nuevo capítulo de la historia política y económica de Argentina.

*Por Marcelo Trovato, manager de Pronóstico Bursátil