Anuncios

ANÁLISIS | El dólar estadounidense vuelve a reinar. ¿Por qué?

Londres (CNN) -- El dólar estadounidense está disfrutando de su más larga racha al alza en casi nueve años.

La divisa se encaminaba este viernes a su octava semana consecutiva de ganancias frente a un grupo de divisas importantes, su mejor racha desde el invierno de 2014-2015. Ha ganado un 5% desde mediados de julio.

El repunte se produce después de meses de una volatilidad alimentada por la preocupación de que el dólar pudiera estar perdiendo su estatus como moneda de reserva mundial. Las especulaciones sobre la posible desdolarización del comercio mundial volvieron a aumentar el mes pasado tras la ampliación -liderada por China- del grupo de naciones BRICS, para incluir a grandes productores de petróleo, como Arabia Saudita.

OPINIÓN | Los Brics se están expandiendo: ¿qué puede significar para las naciones en África, Asia y América Latina?

"Los rumores sobre la caída del dólar estadounidense siguen siendo muy exagerados", declaró a CNN James Athey, director de inversiones de la gestora de activos Abrdn.

PUBLICIDAD

El índice del dólar, que se encuentra ahora en su nivel más alto en seis meses, se ha visto impulsado por una serie de datos económicos positivos de Estados Unidos en las últimas semanas, alimentando las expectativas de que la Reserva Federal mantendrá altas las tasas de interés durante más tiempo. Las tasas de interés más altas tienden a aumentar el valor de la moneda de un país al atraer más capital extranjero, ya que los inversores prevén obtener mayores beneficios.

Mientras tanto, las economías de China y Europa se enfrentan a obstáculos.

"La economía de EE.UU. sigue mostrando una fortaleza notable, mientras que los asuntos de China y Europa, en particular, parecen descender a un lugar mucho más recesivo", añadió Athey.

Economía estadounidense resiliente

El desempleo en EE.UU. está cerca de su nivel más bajo en 50 años. La contratación sigue siendo sólida, con 32 meses consecutivos de crecimiento en agosto. Y los salarios, ajustados a la inflación, están subiendo.

Muchos economistas han revisado al alza sus previsiones de crecimiento en respuesta a todas estas buenas noticias.

Cada vez parece más probable que se produzca un "aterrizaje suave", es decir, cuando un banco central logra reducir la inflación sin que la economía entre en recesión.

"La economía estadounidense sigue sorprendiendo al alza", declaró a CNN Carsten Brzeski, responsable mundial de análisis macroeconómico de ING. "Parece más resiliente que temible".

Esto debería dar a los consumidores estadounidenses la confianza para seguir gastando, y a la Reserva Federal de EE.UU. un mayor incentivo para mantener las tasas de interés en sus máximos de 22 años en un intento de enfriar la inflación.

La Reserva Federal tiene "menos motivos para recortar las tasas de forma agresiva el año que viene", afirmó Brzeski, quien añadió que los resultados económicos comparativamente débiles de Europa dejan "muy poco margen para que el [Banco Central Europeo] siga subiendo" su tasa de interés principal.

Russ Mould, director de inversiones de AJ Bell, declaró a CNN que la diferencia entre las dos tasas de interés, y la perspectiva de que se mantenga y no se reduzca, es un "factor importante en el renacimiento del dólar".

La economía del Reino Unido se contrajo en el tercer trimestre, ¿por qué es indicativo de recesión para Europa? Economías débiles en otros lugares

Europa y China se encuentran en una situación económica delicada.

El euro ha perdido un 4,4% de su valor y cotiza a US$ 1,07 desde mediados de julio. El yuan chino se ha desplomado un 2,6% en ese periodo y ha alcanzado su nivel más bajo frente al dólar en 16 años.

Athanasios Vamvakidis, jefe de estrategia de divisas para el G10 de Bank of America Global Research, declaró a CNN que, si bien Estados Unidos podría llegar a un "aterrizaje suave", "la zona euro parece más cerca de un escenario de estanflación", la temida combinación de inflación elevada y escaso crecimiento económico, por no decir nulo.

La agencia oficial de estadística europea revisó a la baja este jueves su estimación de crecimiento del PIB de los 20 países que comparten el euro, del 0,3% al 0,1%, para el segundo trimestre de este año.

La producción industrial de Alemania cayó en julio por tercer mes consecutivo, según los datos oficiales, lo que se suma al cóctel de problemas de la mayor economía europea.

Un euro más débil probablemente hará subir el precio de las importaciones, lo que a su vez alimentará la inflación. A la presión alcista se suman los precios del crudo, que han subido en las últimas semanas debido a que Arabia Saudita y Rusia han ampliado los recortes de la oferta.

La economía china también se enfrenta a una oleada de enormes desafíos: los precios al consumo caen, la crisis inmobiliaria se agrava y las exportaciones se desploman.

El Banco Popular de China recortó las tasas de interés de las hipotecas y de sus préstamos a los bancos en los últimos meses para ayudar a impulsar la demanda de crédito.

"La debilidad de China no solo ha afectado al yuan, sino también a otras divisas clave de la región y a sus principales socios comerciales, incluido el euro", declaró a CNN Alex Cohen, estratega de divisas de Bank of America Global Research.