Anuncios
U.S. markets close in 25 minutes
  • S&P 500

    5,414.62
    +39.30 (+0.73%)
     
  • Dow Jones

    38,644.87
    -102.55 (-0.26%)
     
  • Nasdaq

    17,583.20
    +239.66 (+1.38%)
     
  • Russell 2000

    2,069.17
    +44.82 (+2.21%)
     
  • Petróleo

    78.28
    +0.38 (+0.49%)
     
  • Oro

    2,334.30
    +7.70 (+0.33%)
     
  • Plata

    29.62
    +0.39 (+1.35%)
     
  • dólar/euro

    1.0810
    +0.0065 (+0.61%)
     
  • Bono a 10 años

    4.2950
    -0.1090 (-2.48%)
     
  • dólar/libra

    1.2796
    +0.0054 (+0.43%)
     
  • yen/dólar

    156.8200
    -0.2900 (-0.18%)
     
  • Bitcoin USD

    68,421.63
    +1,250.63 (+1.86%)
     
  • CMC Crypto 200

    1,427.81
    +32.77 (+2.35%)
     
  • FTSE 100

    8,215.48
    +67.67 (+0.83%)
     
  • Nikkei 225

    38,876.71
    -258.08 (-0.66%)
     

Las cosas que los ricos nunca compran para sus hijos y que te sorprenderán

Cosas que los ricos nunca compran para sus hijos. Foto: Getty Images
Cosas que los ricos nunca compran para sus hijos. Foto: Getty Images (PeopleImages via Getty Images)

Crecer en una familia de millonarios puede ser un arma de doble filo. Al contrario de lo que mucha gente piensa, no todos los “niños ricos” son un puñado de consentidos incapaces de valorar el dinero y el esfuerzo de sus padres. Pero, solo por las dudas, algunas de las personas más ricas del mundo, como Bill Gates o Warren Buffett, han dejado constancia en los últimos años de que no dejarán más de la cuenta a sus herederos cuando mueran.

Al tener acceso a los beneficios de una gran fortuna, para las personas más adineradas es importante que sus hijos aprendan a obtener logros por sí mismos porque, como bien señala un estudio publicado en el Journal of Positive Psychology, pueden tener dificultades con la empatía y la comprensión de las luchas de quienes son menos afortunados. Los investigadores sugirieron a los padres ricos que alienten a sus hijos a desarrollar un sentido de gratitud y a comprender el valor del trabajo duro y la perseverancia.

En cualquier tipo de familia, rica o pobre, los hábitos de consumo de los padres tienden a ser emulados por los hijos en la adultez. De ahí que, en el caso de los millonarios, el proceso de crianza suele estar acompañado de una educación estricta y consciente sobre finanzas personales. Y eso empieza con las cosas que deciden (o no) comprarles a sus hijos.

PUBLICIDAD

Un grupo de expertos entrevistados por GOBankingRates arrojaron luces sobre cómo algunos ricos intentan educar a su prole sobre el valor del dinero a través de los bienes, servicios y experiencias en las que se niegan a derrochar sus dólares, y mencionaron desde videojuegos caros o juguetes de plástico, hasta tecnología de vanguardia o comida chatarra.

Parques temáticos y juguetes producidos en masa

“Los maratones de parques temáticos, las interminables noches de cine y el acceso constante a los últimos videojuegos pueden parecer un sueño hecho realidad para cualquier niño. Pero algunas familias adineradas están optando por un tipo de diversión diferente”, dijo el autor y conferencista True Tamplin, fundador de la firma de asesoramiento Finance Strategists.

Según Tamplin, los ricos están priorizando el tiempo de juego no estructurado (que no está organizado ni dirigido por adultos o compañeros mayores y que generalmente no tiene un propósito o resultado definido, según la American Psychological Association). En cambio, fomentan las aventuras al aire libre y actividades creativas como la lectura y la exploración.


Relacionado:

Los ricos están priorizando el tiempo de juego no estructurado. Foto: Getty Images
Los ricos están priorizando el tiempo de juego no estructurado. Foto: Getty Images (Rebecca Nelson via Getty Images)

“En lugar de consumir pasivamente un entretenimiento preenvasado, estos niños están aprendiendo a crear el suyo propio, desarrollar resiliencia a través del juego no estructurado y conectarse con la naturaleza y la imaginación”, dijo Tamplin e ilustró con fuertes hechos a mano en el patio trasero, viajes de campamento familiares, acceso a materiales de arte y viajes a museos.

Los juegos activos, como columpios improvisados o mímicas con amigos “ayudan a desarrollar cuerpos sanos, aumentar la energía y reducir la tensión y la ansiedad”, dice la American Psychological Association. “Los juegos arriesgados y desafiantes, como saltar desde alturas manejables, animan a los niños a aprender a tomar decisiones, calibrar riesgos y gestionar las emociones”.

Tamplin también hizo énfasis en la creciente aversión a los juguetes de plástico producidos en masa. Según dijo, los millonarios prefieren piezas de calidad tradicional hechas de materiales naturales, juegos educativos que despiertan la curiosidad y el pensamiento crítico, y juguetes abiertos que fomentan la creatividad y la imaginación (como instrumentos musicales, rompecabezas, pinturas y todo lo que fomente el amor por el aprendizaje).

“Algunas familias adineradas están haciendo un esfuerzo consciente para reducir su huella ambiental y enseñar a sus hijos sobre la sostenibilidad”, dice el experto. De ahí que evitan comprar artículos desechables y materiales de un solo uso. “No se trata solo de ahorrar dinero; se trata de inculcar un sentido de responsabilidad por el planeta y enseñar habilidades valiosas para la vida como el ingenio y la creatividad”.

Comida chatarra

Por mucho dinero que tengan en su cuenta bancaria, algunos ricos simplemente no pierden la costumbre de disfrutar a cada tanto de una buena Big Mac o una Coca-Cola, al estilo de Warren Buffett. Pero con sus hijos son más cuidadosos. Con el auge de las prácticas de bienestar físico, ecosostenibilidad y nutrición, los ricos se inclinan cada vez más por los hábitos de alimentación saludable.

“Se están centrando en comidas caseras elaboradas con ingredientes frescos, enseñando a sus hijos sobre nutrición y dietas equilibradas, y exponiéndolos a una variedad de cocinas y sabores. No se trata de privaciones; se trata de capacitar a los niños para que tomen decisiones saludables y fomentar el amor por la buena comida durante toda la vida”, dijo Tamplin.

Los ricos se están centrando en comidas caseras elaboradas con ingredientes frescos. Foto: Getty Images
Los ricos se están centrando en comidas caseras elaboradas con ingredientes frescos. Foto: Getty Images (lithiumcloud via Getty Images)

Un artículo publicado en la National Library of Medicine sobre la obesidad en niños de entre 9 y 14 años reveló que el 93% comía alimentos envasados y el 68% consumía bebidas endulzadas envasadas más de una vez a la semana. El estudio indica que casi el 25% de los niños consumen alimentos ultraprocesados con altos niveles de azúcar, sal y grasas, como pizza y hamburguesas, en establecimientos de comida rápida más de una vez por semana.

Eventos infantiles demasiado extravagantes

La revista estadounidense de estilo de vida Town&Country hablaba el año pasado sobre cómo estábamos presenciando “la edad de oro” de las fiestas de cumpleaños de cientos de miles de dólares para niños que ni siquiera saben caminar. “La gente es extremadamente irracional cuando se trata de sus hijos”, dijo a la revista la organizadora de eventos Vivia Costalas.

Para empresarios como Costalas, el año pasado fue un gran momento para estar en el negocio de las fiestas infantiles, con padres que convierten el cumpleaños de un bebé de 3 años en un hito comparable con una quinceañera o un Bat Mitzvah. Pero, afortunadamente, existe una nueva tendencia entre los ricos de dejar este tipo de celebraciones en el pasado.

Los ricos más conscientes optan por experiencias significativas en lugar de exhibiciones ostentosas. Foto: Getty Images
Los ricos más conscientes optan por experiencias significativas en lugar de exhibiciones ostentosas. Foto: Getty Images (Ippei Naoi via Getty Images)

“Aunque es tentador organizar una lujosa fiesta de quince años al estilo de una celebridad para sus hijos, los ricos con conocimientos financieros entienden la importancia de la disciplina financiera”, dijo el analista y asesor financiero Aleksey Krylov a GOBankingRates.

Krylov dice que ha visto cómo los ricos más conscientes optan por experiencias significativas en lugar de exhibiciones ostentosas, “enfatizando el valor del dinero y enseñando a sus hijos a apreciar las alegrías intangibles que conlleva una gestión financiera responsable”.

Tecnología de moda y servicios de suscripción

Lo mismo ocurre, según Krylov, con la compra de aparatos tecnológicos de vanguardia y la suscripción masiva a servicios de entretenimiento. “Si bien es fácil sucumbir a la presión de comprar los últimos dispositivos para sus hijos, los padres adinerados y económicamente preocupados toman un camino diferente”, dijo.

“Ellos entienden los rendimientos decrecientes de las constantes actualizaciones tecnológicas y limitan el exceso de dispositivos. En cambio, alientan a sus hijos a apreciar y cuidar los dispositivos que tienen, inculcándoles un sentido de valor y responsabilidad”.

Sobre los servicios de suscripción, Krylov cree que sucumbir a estos atractivos es generalmente un rasgo de la clase media. Los ricos financieramente astutos, por otra parte, ven los servicios de suscripción como gastos innecesarios. “Priorizan enseñar a sus hijos responsabilidad financiera desde el principio, evitar un exceso de suscripciones mensuales y fomentar una mentalidad que valore los ahorros y las inversiones”, aseguró.

También te puede interesar | EN VIDEO: Lo que hay que enseñar a los hijos sobre las finanzas personales