Anuncios
U.S. Markets closed
  • F S&P 500

    5,033.00
    +36.75 (+0.74%)
     
  • F Dow Jones

    38,728.00
    +51.00 (+0.13%)
     
  • F Nasdaq

    17,778.00
    +241.25 (+1.38%)
     
  • Russell 2000 Futures

    2,012.50
    +12.00 (+0.60%)
     
  • Petróleo

    78.04
    +0.13 (+0.17%)
     
  • Oro

    2,037.00
    +2.70 (+0.13%)
     
  • Plata

    22.93
    +0.06 (+0.27%)
     
  • dólar/euro

    1.0831
    +0.0008 (+0.0758%)
     
  • Bono a 10 años

    4.3250
    +0.0500 (+1.17%)
     
  • Volatilidad

    15.34
    -0.08 (-0.52%)
     
  • dólar/libra

    1.2643
    +0.0005 (+0.0379%)
     
  • yen/dólar

    150.3940
    +0.0860 (+0.0572%)
     
  • BTC-USD

    51,581.43
    -638.00 (-1.22%)
     
  • CMC Crypto 200

    885.54
    0.00 (0.00%)
     
  • FTSE 100

    7,662.51
    -56.70 (-0.73%)
     
  • Nikkei 225

    38,863.07
    +600.91 (+1.57%)
     

Por qué los estadounidenses están más desanimados que nunca

La discrepancia entre una economía en condiciones bastante favorables y las actitudes pesimistas de los consumidores desconcierta a los expertos

Los estadounidenses están más desanimados que nunca, a pesar de que los datos económicos muestran una situación relativamente buena. Foto: Getty Images.
Los estadounidenses están más desanimados que nunca, a pesar de que los datos económicos muestran una situación relativamente buena. Foto: Getty Images. (Massimo Merlini via Getty Images)

Si Estados Unidos tuviera un estado de ánimo nacional, sería de melancolía. Según los datos, las cosas no están tan mal. Sí, la inflación ha sido un problema, pero está bajo control y muchas otras cosas van bien. El mercado laboral sigue siendo sólido, el desempleo es bajo, la economía está creciendo y la efervescente Taylor Swift es la Persona del Año según la revista Time.

Sin embargo, en Estados Unidos se respira tensión. La encuesta de sentimiento de la Universidad de Michigan se encuentra en niveles recesivos, casi tan malos como durante la crisis financiera de 2008. La aprobación del presidente Biden es débil, alrededor del 40%, a pesar de que Biden tiene razón al afirmar que el crecimiento del empleo durante su mandato ha sido el más fuerte de cualquier presidente en la historia. En una encuesta de noviembre de Yahoo Finance-Ipsos, solo el 17% de los encuestados dijo que sentían que las políticas de Biden los habían ayudado, mientras que el 37% dijo que las habían perjudicado (y el resto dijo que no tuvieron ningún efecto).

La desconexión entre una economía relativamente buena y actitudes del consumidor desastrosas ha desconcertado a los economistas, quienes señalan que los mismos consumidores que tienen una mentalidad recesiva siguen gastando dinero, evitando que la economía entre en recesión. Tal vez la inflación es tan traumática que el aumento del costo del alquiler, la gasolina o el tocino simplemente asusta a la gente.

¿Internet nos hace más pesimistas?

Aquí hay otra teoría: los estadounidenses están tan abrumados por las noticias negativas que están más inclinados que nunca a pensar que las cosas son terribles. En un nuevo informe para Moody's Analytics, el economista Matt Colyar encuentra que las actitudes negativas se han intensificado a lo largo de las décadas a medida que internet y la comunicación digital han inundado a las personas con noticias, muchas de ellas negativas.

"Nunca antes las evaluaciones subjetivas de la economía han estado tan divorciadas de los datos económicos", escribió Colyar. "Más personas encuentran más noticias y, por diversas razones psicológicas y comerciales, las noticias tienden a sesgarse negativamente. El aumento en la proporción de encuestados que dicen haber escuchado noticias sobre cambios en las condiciones comerciales se ha distribuido de manera desproporcionada hacia el tipo desfavorable".

La psicología del consumidor comenzó a divergir de datos económicos más sólidos hace aproximadamente 20 años, cuando la revolución digital estaba transformando la economía. La encuesta de sentimiento de Michigan, que data de 1978, ilustra el creciente impacto de las noticias negativas. En 1980, la inflación alcanzó un máximo de posguerra del 14.6%. En ese mismo período, la proporción de encuestados en la encuesta de Michigan que decían haber escuchado noticias negativas sobre precios más altos alcanzó su punto máximo en el 20%.

En 2022, la inflación alcanzó el 9%, el nivel más alto desde 1980. El porcentaje de encuestados que afirmaron haber escuchado noticias negativas sobre precios más altos llegó al 38%. Por lo tanto, el pico de inflación en 2022 estuvo bastante por debajo del pico de 1980, pero el porcentaje de personas que se enteraron de ello fue casi el doble. Las noticias viajan rápido hoy en día, y las malas noticias aún más rápido.

Mientras tanto, las buenas noticias quedan sepultadas. En la última encuesta de Michigan, solo el 11% de los encuestados afirma haber escuchado buenas noticias sobre el empleo. A principios del mandato de Biden, era del 34%. El crecimiento del empleo ha continuado desde entonces, con un aumento del empleo todos los meses que Biden ha estado en el cargo. Sin embargo, la alta inflación superó al próspero mercado laboral como la historia económica dominante, y las buenas noticias sobre empleos simplemente ya no llegan a la gente.

No es solo la encuesta de Michigan. Colyar destaca crecientes discrepancias entre los datos "duros" que miden los resultados económicos y los datos "blandos" que representan las impresiones de las personas en una destacada encuesta de pequeñas empresas, una medida clave de la actividad manufacturera, y otros informes. La tendencia es similar: un sesgo negativo en el que los datos blandos que miden las actitudes son más negativos que los números duros que miden la economía real.

Esto concuerda con las opiniones de muchas personas que sienten que la sobrecarga digital es una fuerza perniciosa en la sociedad, con teléfonos inteligentes siempre activos y las redes sociales omnipresentes recordándonos constantemente todo lo que está yendo mal. Sin embargo, también es cierto que idealizamos demasiado el pasado. ¿Realmente eran las cosas mejores cuando tres cadenas de noticias y un puñado de periódicos y revistas dominaban las noticias?

De alguna manera, eso no importa, porque nadie va a retroceder en la tecnología. Las personas ganan adaptándose, y eso incluye a los políticos. Biden habla sobre la economía todo el tiempo, con una fórmula que se ha vuelto familiar: primero enumera todo lo que va en la dirección correcta, como un fuerte crecimiento del empleo, aumentos salariales para los miembros del sindicato, y así sucesivamente. Luego reconoce que la inflación, aunque ha bajado bruscamente, todavía es demasiado alta y hay más trabajo por hacer.

Los puntos positivos de Biden claramente no son los que se vuelven virales. En cambio, las personas abren sus teléfonos y se enteran de la hamburguesa de McDonald's por US$16, los precios excesivos de los huevos y las viviendas que nunca podrán costear. Biden, de 81 años, creció antes de que la avalancha de información digital comenzara a sepultar a las personas, pero ahora puede ser uno de sus desafíos más apremiantes. Las noticias no son todas malas, pero ciertamente parecen serlo.

Artículo escrito originalmente en inglés por Rick Newman es un columnista senior de Yahoo Finance. Síguelo en Twitter en @rickjnewman.

También te puede interesar | EN VIDEO: Cómo gestionar el lugar de trabajo en tiempos difíciles