Anuncios
U.S. markets closed
  • S&P 500

    5,615.35
    +30.81 (+0.55%)
     
  • Dow Jones

    40,000.90
    +247.10 (+0.62%)
     
  • Nasdaq

    18,398.45
    +115.04 (+0.63%)
     
  • Russell 2000

    2,148.27
    +23.23 (+1.09%)
     
  • Petróleo

    82.18
    -0.44 (-0.53%)
     
  • Oro

    2,416.00
    -5.90 (-0.24%)
     
  • Plata

    31.02
    -0.65 (-2.04%)
     
  • dólar/euro

    1.0910
    +0.0040 (+0.37%)
     
  • Bono a 10 años

    4.1890
    -0.0040 (-0.10%)
     
  • dólar/libra

    1.2989
    +0.0074 (+0.58%)
     
  • yen/dólar

    157.8480
    -1.0360 (-0.65%)
     
  • Bitcoin USD

    59,984.65
    +1,327.27 (+2.26%)
     
  • CMC Crypto 200

    1,249.90
    +51.33 (+4.28%)
     
  • FTSE 100

    8,252.91
    +29.57 (+0.36%)
     
  • Nikkei 225

    41,190.68
    -1,033.32 (-2.45%)
     

El dinero inteligente se está preparando para la inflación que provocaría Trump

El ex presidente estadounidense y candidato presidencial republicano Donald Trump habla durante un evento de campaña, en Racine, Wisconsin, EE.UU., el 18 de junio de 2024. REUTERS/Brendan McDermid
El ex presidente estadounidense y candidato presidencial republicano Donald Trump habla durante un evento de campaña, en Racine, Wisconsin, EE.UU., el 18 de junio de 2024. REUTERS/Brendan McDermid (REUTERS / Reuters)

La tasa de inflación promedio durante la presidencia de Donald Trump fue del 1.9%. Durante la presidencia de Joe Biden, la inflación ha promediado el 5.4%. Muchos votantes asocian a Biden con la inflación.

Sin embargo, algunos inversores prominentes creen que la inflación futura será peor si Trump gana las elecciones de 2024. En un análisis del 18 de junio, Goldman Sachs argumentó que los inversores deberían comprar oro si les preocupa el impacto inflacionario de la agenda económica de Trump, en caso de que se convierta en presidente.

“Vemos valor en posiciones largas en oro como cobertura contra la inflación debido a choques geopolíticos, incluidos aranceles, riesgo de subordinación de la Fed y temores de deuda”, escribieron los analistas de Goldman. Aunque no identificaron eso como la agenda de Trump, esos tres posibles choques son una clara referencia a las políticas económicas que Trump ha estado proponiendo.

PUBLICIDAD

Trump quiere imponer un nuevo arancel del 60% a todas las importaciones de China y un arancel del 10% a todas las demás importaciones. Como los aranceles son impuestos pagados por los estadounidenses, eso aumentaría los costos de una familia típica en US$1,700 al año, según el Instituto Peterson de Economía Internacional. Los compradores gastarían más por los mismos productos, lo que básicamente es lo que significa la inflación.

Trump también cree que la Casa Blanca debería tener más control sobre la Reserva Federal, una perspectiva que alarmaría a los mercados financieros si alguna vez sucediera. La Fed ya tiene un trabajo bastante difícil tratando de mantener la inflación y el empleo en niveles óptimos, y la interferencia política de la Casa Blanca podría complicarlo mucho más.

Trump, en particular, ha presionado a la Fed para que baje las tasas de interés, a pesar de que la estrategia estándar para reducir la inflación es aumentar las tasas para frenar la economía. Si Trump ganara un segundo mandato e intentara imponer su propia agenda a la Fed, fácilmente podría aumentar la inflación y socavar la confianza en la economía estadounidense.

Trump también quiere extender un conjunto de recortes de impuestos de 2017 que están programados para expirar a fines de 2025. Eso aumentaría la deuda nacional en US$4 billones a US$5 billones, algo que a Trump no parece importarle. Pero a los mercados sí. En algún momento, cantidades excesivas de deuda inundando el mercado se convierten en "impresión de dinero". Ese es otro factor que puede impulsar la inflación.

 Imagen combinada que muestra al expresidente estadounidense Donald Trump asistiendo al juicio por fraude civil de la Organización Trump, en la Corte Suprema del Estado de Nueva York en el distrito de Manhattan de la ciudad de Nueva York, EE.UU., el 6 de noviembre de 2023, y al presidente estadounidense Joe Biden participando en una reunión con La primera ministra de Italia, Giorgia Meloni, en la Oficina Oval de la Casa Blanca en Washington, EE.UU., el 1 de marzo de 2024. REUTERS/Brendan McDermid y Elizabeth Frantz//Foto de archivo

Aunque hay dos candidatos principales, hay cuatro posibles resultados para las elecciones de 2024.

Trump o Biden podrían ganar con su partido obteniendo el control completo del Congreso, o podrían ganar con un Congreso dividido. Eso es importante porque determinará si el presidente puede explotar el control de su partido sobre el Congreso para seguir una agenda partidista. Si el partido de oposición controla al menos una cámara del Congreso, puede bloquear muchas de las políticas preferidas del presidente.

Pero si los republicanos obtienen el control total, cuidado.

"Los riesgos al alza para la inflación parecen mayores bajo un barrido republicano", advirtió Goldman. Además de aranceles más altos y críticas a la Fed bajo Trump, Goldman señala que una represión de Trump sobre la inmigración podría reducir la fuerza laboral, empeorar la escasez de mano de obra en algunas industrias, aumentar los salarios y elevar los precios.

Un análisis reciente de Moody's Analytics llega a conclusiones similares. Las políticas de un segundo mandato de Trump resultan en una mayor inflación y un crecimiento económico más débil, principalmente debido a nuevos aranceles y menos inmigración que elevarían los precios y ralentizarían el crecimiento.

Un análisis de Oxford Economics en mayo encontró que los nuevos aranceles y otras políticas de Trump podrían aumentar la tasa de inflación en un punto porcentual completo. Las políticas inflacionarias de Trump también podrían obligar a la Fed a no bajar las tasas de interés e incluso aumentarlas para evitar nuevas presiones inflacionarias, lo que probablemente enfurecería a Trump y posiblemente lo obligaría a intentar despedir al presidente de la Fed, Jay Powell, cuyo nombramiento dura hasta 2026.

Los estadounidenses han visto cómo los últimos años los precios en los supermercados han subido con fuerza . (Foto de Justin Sullivan/Getty Images)
Los estadounidenses han visto cómo los últimos años los precios en los supermercados han subido con fuerza . (Foto de Justin Sullivan/Getty Images) (Justin Sullivan via Getty Images)

Los votantes que recuerdan la presidencia de Trump como una época de baja inflación podrían preguntarse cómo un segundo mandato podría ser tan diferente. La respuesta es que la pandemia de COVID y eventos geopolíticos como la invasión de Ucrania por parte de Rusia han transformado la economía y dejado mucho menos margen de error.

Estados Unidos y otros países están "relocalizando" cadenas de suministro para categorías clave de bienes, lo que debería hacer que los suministros sean menos vulnerables a choques, pero también aumentar los costos. La escasez de mano de obra en gran parte de los últimos tres años ha elevado los salarios, otro factor que contribuye a los precios más altos.

Los mercados energéticos globales también son mucho más ajustados que antes del COVID. En aquel entonces, los perforadores estadounidenses y las naciones de la OPEP competían por participación de mercado, básicamente sobreabasteciendo el mercado. Eso mantenía los precios bajos. Pero la caída de la demanda durante el COVID llevó a pérdidas masivas y una nueva "disciplina de capital" que prioriza las ganancias sobre la participación. Prácticamente ningún productor de energía está dispuesto a sobreproducir estos días, por ninguna razón.

Aunque la inflación se disparó bajo Biden, está volviendo a niveles normales. Muchos economistas esperan más de lo mismo si gana la reelección: desinflación continua, eventuales recortes de tasas de la Fed, políticas comerciales predecibles y crecimiento moderado. El escenario de statu quo final es una victoria de Biden con los republicanos controlando al menos una cámara del Congreso, lo que les permitiría bloquear la legislación progresista demócrata.

La agenda económica de Biden sigue siendo difícil de vender a los votantes, que a veces tienen recuerdos selectivos. Biden está luchando contra un fenómeno de "Trumpnesia" en el que los votantes olvidan el manejo errático de Trump de la pandemia de COVID y otras controversias y solo recuerdan que la gasolina costaba menos de US$3 por galón. Si hay otro mandato presidencial de Trump, podría generar recuerdos muy diferentes.

Artículo escrito originalmente en inglés por Rick Newman, columnista senior de Yahoo Finance. Síguelo en Twitter en @rickjnewman.