U.S. Markets closed

Cuando el futuro de los niños depende de sus huellas digitales

Se ha convertido en una moda para muchos padres en China: pagar a empresas "especializadas" en leer la supuesta información que las huellas digitales esconden sobre la personalidad y las capacidades de sus hijos.. Foto: Getty Image.

Un creciente número de padres chinos está haciendo una extraña prueba a sus hijos con el fin de determinar su personalidad, estilo de aprendizaje, nivel de inteligencia, habilidades artísticas, liderazgo y su futuro. 

La prueba se basa en la forma de las huellas digitales y las empresas que llevan a cabo este test dicen que proporciona bastante información sobre las perspectivas futuras de un niño. Los críticos aseguran que se trata de una pseudociencia, pero el número de padres que hace la prueba a sus hijos crece cada día más en China.

El test es conocido como Prueba de Inteligencias Múltiples Dermatoglíficas (DMIT, por sus siglas en inglés) y los padres de familias de clase media lo han vuelto popular en los últimos años al considerarlo un intento por comprender mejor a sus hijos y poder predecir su futuro.

Las compañías que ofrecen el servicio prefieren operar en la sombra y reunirse con sus clientes e hijos en cafeterías y restaurantes para evitar ser el foco de atención de las autoridades, en especial después de los escándalos en años anteriores debido al cobro que exigían en algunos jardines infantiles a los padres para realizar la prueba a todos los alumnos.

Liu, un taiwanés que ofrece el servicio de lectura de las palmas y huellas dactilares en la ciudad china de Shanghai y que prefiere mantener su nombre completo en el anonimato por razones de seguridad, dijo al medio digital chino Sixth Tone, que deben mantener “un perfil bajo”. “Normalmente, no nos acercamos a los clientes, pero los padres que necesitan de nuestros servicios saben cómo encontrarnos”, aseguró.

Una brecha educativa sobre cómo criar a un hijo

Ese es el caso de Chen Jing, una joven madre que llevó a su hija de siete años a un encuentro con una mujer llamada Huang en un café de Shanghai para que le hiciera la prueba del DMIT y así descubrir las habilidades y el futuro de la pequeña.

La experta estudió las palmas de las manos de la niña, recogió las huellas digitales de todos los dedos y les dijo que pronto se pondría en contacto para entregarles los resultados. 

A las dos semanas se encontraron nuevamente en el mismo café y ella le entregó a Chen un informe de 47 páginas en el que analizaba varias facetas de la personalidad y la mente de la niña con base en la forma de sus huellas digitales, haciendo especial énfasis en su estilo de aprendizaje, nivel de inteligencia, personalidad y habilidades artísticas y de liderazgo.

La desesperación de muchos padres chinos en busca de ayuda para educar a sus hijos les lleva a pagar por información como la que prometen estas empresas que analizan las huellas de los niños. Foto: Getty Image.

En el informe se detalla que la menor tiene una personalidad “camaleónica”, “su mente es elástica y sus cambios de humor a menudo afectan su comportamiento”, algo que fue ratificado por Chen: “Eso es muy típico de mi hija”, dijo a ese portal.

La supuesta certeza que ofrece la prueba les da cierto consuelo a algunos padres chinos que prefieren apostar a este tipo de test en lugar de los consejos de los abuelos, en buena medida debido al drástico cambio que ha tenido la sociedad china en los últimos años.

“Hay una gran brecha entre nuestra generación y la generación de nuestros padres con respecto a los consejos sobre cómo criar a un hijo. Antes los padres asumían que era responsabilidad de la escuela educar a los niños, pero los padres de hoy en día enfatizan la educación familiar y están de acuerdo con las ideas occidentales que alientan a los niños a ser creativos y pensar de manera independiente”, subrayó Chen.

Esto lleva a que los padres dependan en buena medida de los consejos y apoyo de los otros padres, y a través de estas redes de comunicación se ha extendido la idea del DMIT como una supuesta forma de conocer mejor a los hijos y su porvenir.

Las huellas digitales, una pseudociencia con un amplio mercado

La DMIT surgió por primera vez como una extensión especulativa de los dermatoglifos, un rama de la ciencia que estudia cómo las crestas epidérmicas en las manos y los pies se relacionan como las funciones cerebrales, según publicó ese medio digital.

Los primeros investigadores de los dermatoglifos aseguraron que ciertos patrones en las huellas digitales podrían dejar en evidencia el síndrome de Down.

Las empresas que practican la DMIT concuerdan en que fue un investigador taiwanés de nombre Chen Yimou quien combinó por primera vez los dermatoglifos con la teoría de inteligencias múltiples del psicólogo Howard Gardner de la Universidad de Harvard en la década de los ochentas.

El experto aseguró en ese entonces que las huellas dactilares también podrían proporcionar información sobre el tipo de personalidad y durante los años siguientes el trabajo de Chen evolucionó hasta convertirse en la prueba del DMIT que hoy utilizan los padres chinos.

¿Pueden las huellas proporcionar información sobre la personalidad y las capacidades intelectuales? No hay pruebas científicas que lo confirmen. Foto: Getty Image.

En los noventas, la isla de Taiwán ya tenía muchos analistas que hacían esta prueba y en 2005 vieron una gran oportunidad de expandir su negocio a la china continental.

Liu, el taiwanés que tiene su negocio en Shanghai le dijo a ese medio digital que “la necesidad del mercado siempre está ahí. Incluso si sólo una de cada 1.000 familias muestran interés en el servicio, el mercado no es pequeño”.

Sin embargo, la prueba del DMIT ha enfrentado desde el principio el rechazo de académicos y pediatras chinos, que sostienen que esa prueba no tiene ninguna base científica.

Zhao Haiguo, profesor de la Facultad de Medicina de la Universidad Jiao Tong de Shanghai con especialización en dermatoglifos, ha criticado en múltiples ocasiones ese tipo de pruebas.

“Hasta la fecha no hay ninguna prueba médica sobre cómo la información de dermatoglifia se correlaciona con las funciones cerebrales”, indicó el académico y agregó que no existe ninguna evidencia científica comprobada que los dermatoglifos estén asociados con la inteligencia.

Incluso los médicos de la Medicina Tradicional China han criticado este tipo de pruebas, pero los padres insisten en querer conocer todo el potencial de sus hijos a través de esta polémica prueba.

Artículos relacionados que te pueden interesar: