U.S. markets open in 35 minutes

Oracle Corporation (ORCL)

NYSE - NYSE Precio retrasado. Divisa en USD.
Añadir a la lista de seguimiento
55.50-0.50 (-0.89%)
Al cierre: 4:02p.m. EDT

55.47 -0.03 (-0.06 %)
Antes de la apertura: 8:49AM EDT

Pantalla completa
Los precios de operación no se extraen de las estadísticas de todos los mercados
Precio de cierre del día anterior56.00
Abrir56.32
Oferta55.35 x 800
Demanda55.84 x 900
Rango diario55.38 - 56.32
Rango de 52 semanas39.71 - 57.84
Volumen6,164,671
Promedio Volumen12,865,559
Capitalización bursátil170.312B
Beta (mensual por 5 años)0.85
Índice de relación precio/utilidad (últimos doce meses)18.02
EPS (últimos doce meses)3.08
Fecha de utilidades09 de septiembre de 2020 - 14 de septiembre de 2020
Proyección de dividendo y rentabilidad0.96 (1.73%)
Fecha sin dividendo14 de julio de 2020
Est. anual54.10
  • El experimento de confinamiento que terminó casi en muerte por hambre
    BBC News Mundo

    El experimento de confinamiento que terminó casi en muerte por hambre

    En 1991, un ambicioso proyecto encerró a ocho científicos en un ecosistema artificial. El objetivo era replicar las condiciones de vida en la Tierra, pero por poco acaba en tragedia.

  • Las 4 claves para encontrar el trabajo de tus sueños durante la pandemia
    Entrepreneur

    Las 4 claves para encontrar el trabajo de tus sueños durante la pandemia

    Aquí hay cuatro pasos para destacarse en un mercado laboral lleno de gente.

  • El fiasco de las millones de pastillas contra la malaria que acaparó el gobierno de EEUU (y no sabe qué hacer con ellas)
    The New York Times

    El fiasco de las millones de pastillas contra la malaria que acaparó el gobierno de EEUU (y no sabe qué hacer con ellas)

    WASHINGTON --Tras el abrupto anuncio hecho esta semana por la Administracion de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos (FDA, por su sigla en ingles) sobre su decision de revocar la autorizacion para el uso de urgencia en casos de coronavirus de dos farmacos que por lo regular se emplean para combatir la malaria, mismos que el presidente Donald Trump habia calificado de posibles "alternativas revolucionarias", los funcionarios federales no saben que haran con los 66 millones de dosis que tienen ahora.El anuncio de la FDA el lunes sobre su decision de suspender la "autorizacion para el uso de emergencia" de cloroquina e hidroxicloroquina no tuvo una buena acogida en la Casa Blanca, y es logico, dado que los principales asesores de Trump actuaron con toda presteza en marzo para obtener la mayor cantidad posible de dosis para las reservas federales. Las dosis que se tienen en las reservas incluyen un donativo de la gigante farmaceutica Bayer de tres millones de tabletas provenientes de una fabrica ubicada en Pakistan que la FDA no habia certificado como segura."Se trata de una tactica de burocratas coludidos del Estado profundo para quienes es mas importante atacar al gobierno que les da trabajo que salvar vidas estadounidenses", vocifero Peter Navarro, asesor comercial de Trump y responsable de la distribucion de 19 millones de pildoras de hidroxicloroquina, en una entrevista realizada el lunes por la noche.Expertos medicos de todo el pais, incluso aquellos que investigan la hidroxicloroquina, elogiaron el martes la decision de la FDA de retirar la autorizacion tras concluir que los posibles beneficios del farmaco no superan los riesgos involucrados.Un vocero de la FDA afirmo que la decision se comunico a la Casa Blanca y al secretario de Salud y Servicios Humanos Alex Azar antes del anuncio. Sin embargo, la reaccion de Navarro parecio sintetizar la futilidad de las acciones precipitadas del gobierno para promover el uso de ambos farmacos con tal de cumplir los deseos del presidente, en un ejemplo mas de las posturas encontradas de la politica y la ciencia en el Washington al mando de Trump.Ademas de Navarro, en el debate interno sobre los medicamentos contra la malaria participo un conocido reparto: Trump, quien tomo hidroxicloroquina dos semanas y recalco el lunes que "eso si, no me hizo ningun mal"; Anthony Fauci, el principal experto en enfermedades infecciosas del gobierno; Rick Bright, quien dijo que fue despedido de su cargo como director de una agencia de investigacion federal despues de quejarse porque la cloroquina de Bayer no era segura, y distintas personalidades de Fox News."Para empezar, el fundamento para obtener la autorizacion de uso de urgencia era dudoso", señalo Peter Lurie, presidente del Centro para la Ciencia en el Interes Publico. "Es claro que existieron presiones para emitirla no solo de Navarro sino tambien de otros, sin mencionar la radio, los comentaristas de programas de television, los cuates del presidente y cierto doctor de Nueva York. Ahora deben tragarse su orgullo porque tardaron en recapacitar y tomar la decision correcta".A fin de cuentas, no se distribuyo nada del suministro de cloroquina; los medicos prefirieron la hidroxicloroquina, que es mas nueva y tiene menos efectos secundarios, segun dijeron. De cualquier forma, la posibilidad de que sirva en el tratamiento de la COVID-19 tambien parece remota.Hasta el lunes, el gobierno habia distribuido 31 millones de tabletas de hidroxicloroquina a los departamentos de salud estatales y locales, asi como a hospitales e instituciones de investigacion; quedan 63 millones de tabletas, segun Carol Danko, vocera del Departamento de Salud y Servicios Humanos. Algunos funcionarios trabajan con las empresas que donaron los medicamentos para "determinar las opciones disponibles" para los productos.Bright, en una publicacion hecha en Twitter el lunes por la noche, compartio su idea: "Esos farmacos nunca deberian haber ingresado al pais y deberian ser destruidos. Al Departamento de Salud y Servicios Humanos le tomo demasiado tiempo revocar esta autorizacion".Las acciones freneticas para obtener la autorizacion de urgencia de la FDA se originaron a mediados de marzo, unos dias despues de que Donald Trump declaro que la pandemia de coronavirus era una emergencia nacional, segun algunos correos electronicos incluidos en la demanda del informante Bright, algunos de los cuales no se habian dado a conocer al publico antes, asi como entrevistas con las personas involucradas.Se veian pacientes moribundos acostados en camillas por los corredores de los hospitales de Nueva York, los gobernadores le rogaban al gobierno federal que les enviara mascarillas y otros suministros y los medicos no contaban con ningun tratamiento. Un doctor frances, Didier Raoult, creo interes en la hidroxicloroquina debido a que en un video promovio su uso para la COVID-19. A continuacion, los farmacos atrajeron la atencion de inversionistas en tecnologia de Silicon Valley y un abogado de Nueva York, quien aparecio en Fox News con la conductora Laura Ingraham a mediados de marzo.En Nueva York, Vladimir Zelenko, quien se describio como "un humilde doctor de provincia", les daba a sus pacientes de coronavirus un coctel de tres farmacos, uno de ellos la hidroxicloroquina y, segun dijo, todos sobrevivieron sin necesidad de ser hospitalizados (un fiscal federal abrio hace poco una investigacion en torno a las afirmaciones de Zelenko).Ya que la derecha republicana y varias personalidades de Fox News como Ingraham, Sean Hannity y Tucker Carlson habian comenzado a promover la hidroxicloroquina, Trump se sumo al coro. Para el 17 de marzo, Bayer le habia ofrecido a la Casa Blanca tres millones de dosis de cloroquina, farmaco descubierto en los años treinta que se obtiene de la corteza del arbol conocido como quino.Algunas versiones de cloroquina estan aprobadas en Estados Unidos, pero no la de Bayer. Los principales funcionarios de la antigua agencia de Bright, conocida como Autoridad de Investigacion y Desarrollo Biomedico Avanzado (BARDA, por su sigla en ingles), no se mostraron muy entusiasmados por el donativo debido a que, segun dijeron, los estudios "in vitro", o en tubos de ensayo, no resultaron prometedores."No es posible generar mucho entusiasmo solo a partir de datos 'in vitro'", escribio Robert Johnson, funcionario de esa agencia, en un correo electronico dirigido a uno de los principales colaboradores de Robert Kadlec, subsecretario de preparacion y respuesta del Departamento de Salud y Servicios Humanos. "Se ha demostrado que la cloroquina tiene efectos 'in vitro' en otros microbios, pero esto no se ha traducido en ningun beneficio clinico".Sin embargo, Kadlec y sus asistentes no dejaron de insistir, segun demuestran los correos. Querian distribuir ampliamente el donativo de cloroquina como parte de una prueba clinica patrocinada por BARDA y para la cual los Institutos Nacionales de Salud aportarian el panel de etica encargado de supervisar la prueba, conocido como "junta de revision institucional". Por su parte, el gigante tecnologico Oracle comenzo a desarrollar una plataforma que, segun esperaba la Casa Blanca, serviria como medio para que los doctores ingresaran datos sobre el farmaco.El problema es que los funcionarios de mas alto rango de la FDA, al igual que Fauci, no vieron con buenos ojos la idea de la prueba clinica, en especial la plataforma de Oracle, pues consideraron que no funcionaria, segun tres personas que participaron en la toma de decisiones. Bright tambien expreso su oposicion; si era necesario aceptar la inclusion de esos farmacos en las reservas nacionales, queria establecer un control estricto para su distribucion.Janet Woodcock, quien dirige el Centro de Investigacion y Evaluacion de Medicamentos de la FDA, decidio emitir la autorizacion para el uso de urgencia, pero solo para pacientes hospitalizados que no podian participar en pruebas clinicas. En una entrevista reciente, Kadlec dijo que no hubo ningun tipo de presion de la Casa Blanca."Todo se hizo con la intencion de respetar la politica establecida del presidente sobre el derecho de hacer pruebas y el interes del secretario de explorar todas las oportunidades posibles para descubrir medidas adecuadas", asevero. "No fue, como se dice desde hace unos dias, que no nos importara el aspecto cientifico; por supuesto que nos interesa".La autorizacion se emitio el 28 de marzo. Menos de un mes despues, la FDA emitio una advertencia sobre esos medicamentos, en la que cito "informes sobre problemas graves relacionados con el ritmo cardiaco en pacientes con COVID-19 que recibieron tratamiento con hidroxicloroquina o cloroquina".En el anuncio del lunes sobre la cancelacion de la autorizacion, la FDA destaco que "la revision constante de las pruebas cientificas" permitio a los funcionarios concluir que no es muy probable que estos dos medicamentos "sean efectivos en el tratamiento de la COVID-19" para los usos descritos en la autorizacion. La agencia explico que ese hallazgo, sumado a las inquietudes en torno a los efectos de los farmacos en el corazon, determino su decision.El representante Greg Walden de Oregon, el republicano de mayor rango en el Comite de Energia y Comercio de la Camara de Representantes, encargado de supervisar a la FDA, expreso su respaldo a la decision."Confio en el Dr. Hahn; creo que se apega a los hechos cientificos", afirmo Walden, en referencia a Stephen Hahn, comisionado de la FDA, quien testificara ante su comite la proxima semana. "El uso de emergencia es una herramienta poderosa que tiene a su disposicion. Ya que no se cuenta con mejores datos, creo que lo mas logico era suspenderlo".This article originally appeared in The New York Times.(C) 2020 The New York Times Company